INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG
Cada semana leeremos un cuento o un poema de algún autor hispano.
Te invito a participar de la siguiente manera:
1. Escoge un cuento, poema, o ensayo de la lista de autores que aparece en la columna del lado derecho del blog. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
2. Después de leer el material elegido, crea una historia usando las ocho palabras que el grupo ¡ Y qué me cuentas! escogió en clase, o escoge otras ocho palabras de la lectura que quieras practicar. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
3. Sube tu historia usando el enlace de comentarios ("comments"). Lo encontrarás al final de cada lectura.
No temas cometer errores en tu historia. Yo estoy aquí para ayudarte. Tan pronto subas tu historia, yo te mandaré mis comentarios.
¿Estás listo? ¡ Adelante!

Escuchen los ipods de ¡Y qué me cuentas!

Este video muestra el momento en el que los estudiantes de ¡Y qué me cuentas! crean una historia usando ocho palabras extraídas de un cuento previamente leído en clase.

Comparte este blog con tus amigos

Promover y difundir el blog

¡Y qué me cuentas!

Recomendación al Gobierno de México por parte del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (CCIME) durante su XVII reunión ordinaria.

Haga clic aquí para ver el texto completo

¿Por qué aprender, mantener o mejorar el idioma español?

• 500 millones de personas hablan español en el mundo
• 48 millones de personas hablan español en Estados Unidos
• El español es el idioma oficial en 21 paises
• El español es el segundo idioma más estudiado a nivel mundial
• El español es el tercer idioma más utilizado en internet

Buscador

Search for books in Spanish

Escribe tu correo electrónico para que recibas las actualizaciones del blog.

Si te gusta el blog, ¡Y qué me cuentas! ayúdame a seguir mejorándolo. Dona un dólar o más!

Sunday, December 5, 2010

Nativisol, by Eve Bail

Ya hacía mucho, pero muchísimo tiempo que los días y las noches de Navidad, de antes de Navidad y de después de Navidad, eran tan nublados y oscuros como la sombra larga y seca, fría y negra del Altiplano. Allí vivían unos simpáticos hombrecitos con caras talladas por el viento y por la tierra, que le daban a su piel singularmente morena, una textura muy especial. 
¿Por qué el tiempo se portaba así? Los chicos no entendían las explicaciones de las madres, ni de las abuelas, ni de las tías, ni siquiera las de doña Dominga, que sabía cómo curar el mal de ojos y el empacho. Conocía muchos brebajes, pero ninguno curaba la tristeza de los niños. Las plantas del lugar, que habían convertido sus hojas en espinas, no podían adornarse con las estrellas de la noche -¡hace tanto tiempo que nadie veía ninguna!...; ni siquiera con el brillo de la luna, porque también estaba oculta tras espesas nubes grises. 
¿Qué hacer entonces? Una planta sin adornos no es un árbol de Navidad, es apenas un cactus de todos los días, sin su traje dominguero. La idea fue de don Zoilo, el compañero de doña Tomasa. 
-¿Y si le preguntamos a la Pachamama? 
No es fácil hablar con los dioses, pero en este cuento, como en todos los cuentos maravillosos, todo es posible, nadie lo discute. 
La Pachamama escuchó la pregunta, se puso a pensar, miró las nubes y volvió la vista hacia la tierra, hacia sus propios dominios. Allí, en un pozo hondo donde había guardado semillas, había una caja hecha con adobe, como el que se usa para construir los ranchos. La Pachamama la abrió despacio, despacito y de su interior, salieron tantos, tantísimos rayos de luz, que luego, por arte de magia incaica, se convirtieron en soles, en muchos, muchísimos soles, de ojos rasgados y amplia sonrisa.
Y, desde entonces, en ese lugar del Altiplano, todas las Navidades, las pocas plantas y los árboles de ramas retorcidas, se adornan con soles de caras anchas y melenas de rayos ondulados como llamas de fuego. 
Y los chicos, que son pobres pero muy buenos, como los ángeles en patitas de los cuentos de Gudiño Kieffer, esperan la Navidad, que allí es Nativisol, en puntillas, pretendiendo atrapar entre sus manos algún descuidado rayito de luz amarilla. 
Para el Sol de los días soleados este cuento de Navidad en el altiplano, poncho de colores, cielo despejado, ha terminado.
Eve Bail
Tomado de: http://www.me.gov.ar/efeme/navidad/nativisol.html 

4 comments:

  1. Saludos a todos (de parte de Keatha)

    ¡Cómo me gustó este cuento y también nuestra discusión en la clase! El cuento y las ocho palabras me recordaban tanto de un libro que leí recientemente que, para mi tarea, escribí este corto informe sobre una mínima parte de él.

    ¿Han leído ustedes el libro Bendíceme, Última por Rudolfo Anaya? Para mí, al leerlo me sentía transportada a Nuevo México. Pensaba que estaba viendo los escasos árboles y las plantas resistentes con sus espinas. Pensaba que también conocía a los personajes, como Tony, el pequeño protagonista. Tony, que tuvo que pelear en su traje dominguero para defenderse de un grupo de muchachos más grandes. Tony, que muchas veces tenía que fingir más valor de lo que sentía.

    Conocí a Última, una mujer que tenía brebajes para curar enfermedades y magia para combatir encantos malévolos como el mal de ojo o hechizos apoyados por el mismo diablo. Sabía quitarles el poder a las brujas, haciendo esculturas talladas que las representaban. Sabía nutrir el cuestionamiento y el crecimiento espiritual de Antonio durante sus séptimo y octavo años.

    Fui introducida a la sagrada Carpa Dorada que vivía en una laguna límpida y que tanto impresionó a Tony con su belleza la primera vez que la vió. Más tarde el niño soño que el bello pez mágico tragó a todo lo que existía en el mundo, toda la gente, todos los animales y todas las plantas –- hasta la Tierra y el sol. Después, la carpa voló por las estrellas y finalmente fue convertido en miles de soles nuevos.

    Disfrutí mucho de leer estos y muchos más acontecimientos asombrosos en esta hermosa obra de Rudolfo Anaya. Ahora quiero aún más volver a viajar en Nuevo México.

    ReplyDelete
  2. Keatha,
    Ya me dieron ganas de leer este libro. Con pena debo confesar que no he leído nada del autor pero se ve que tiene algunos conceptos mágicos que a los latinoamericanos nos encantan. Voy a tratar de conseguir el libro para leerlo, y luego lo platicamos.
    Tu historia es una manera muy interesante de retomar los personajes del libro para usar nuestras ocho palabras. Ojalá y pudiera hacerle llegar este ejercicio a Rudolfo para que vea que su libro sigue vivo e inspira la creación de nuevas historias.
    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios.

    “¡Cómo me gustó este cuento y también nuestra discusión en la clase! El cuento y las ocho palabras me recordaban tanto de un libro que leí recientemente que, para mi tarea, escribí este corto informe sobre una mínima parte de él.

    ¿Han leído ustedes el libro Bendíceme, Última por Rudolfo Anaya (1)? Para mí, al leerlo me sentía transportada a Nuevo México. Pensaba que estaba viendo los escasos árboles y las plantas resistentes con sus espinas. Pensaba que también conocía a los personajes, como Tony, el pequeño protagonista. Tony, que tuvo que pelear en su traje dominguero para defenderse de un grupo de muchachos más grandes. Tony, que muchas veces tenía que fingir más valor de lo que sentía.

    Conocí a Última, una mujer que tenía brebajes para curar enfermedades y magia para combatir encantos malévolos como el mal de ojo o hechizos apoyados por el mismo diablo. Sabía quitarles el poder a las brujas, haciendo esculturas talladas que las representaban. Sabía nutrir el cuestionamiento y el crecimiento espiritual de Antonio durante sus séptimo y octavo años (2).

    Fui introducida a la sagrada Carpa Dorada que vivía en una laguna límpida y que tanto impresionó a Tony con su belleza la primera vez que la vió (3). Más tarde el niño soño (4) que el bello pez mágico tragó a todo (5) lo que existía en el mundo, toda la gente, todos los animales y todas las plantas –- hasta la Tierra y el sol (6). Después, la carpa voló por las estrellas y finalmente fue convertido (7) en miles de soles (8) nuevos.

    Disfrutí (9) mucho de leer estos y muchos más acontecimientos asombrosos en esta hermosa obra de Rudolfo Anaya. Ahora quiero aún más volver a viajar en (10) Nuevo México.”

    Mis comentarios:

    (1) “Bendíceme, Última por Rudolfo Anaya” – “Bendíceme, Última, por Rudolfo Anaya”. (le agregué la coma antes de “por” para poder diferenciar los dos sustantivos).
    (2) “sus séptimo y octavo años” – “su séptimo y octavo año”.
    (3) “vió”- No lleva acento.
    (4) “soño”- Faltó el acento.
    (5) “pez mágico tragó a todo”- “pez mágico se tragó todo”.
    (6) “sol”- Se escribe con mayúscula, como la “Tierra”.
    (7) “convertido”- “convertida”.
    (8) “soles”- En este caso sí está bien la palabra “soles” en minúscula porque es meramente descriptiva.
    (9) “disfrutí” – “Disfruté”.
    (10) “viajar en”- “viajar a”.

    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  3. I picked some words from this story, then made my own... Espero que la disfrutes!

    Era una mañana tan soleada que la gente casi no podrían ver donde caminaban. El brillo de la tierra y las aguas tan despejadas cegó a todo los seres humanos y animales del pueblo. Si un ratón hubiera corrido enfrente de la cara de un gato, ni siquiera lo habría visto. Entonces, este día toda la gente quedaron en la casa por miedo de lastimarse caminando en las calles.

    En este pueblo había una mujer muy inteligente, pero también muy callada y algo rara, que a menudo caminaba por(en?) la noche en(de?) puntillas por las calles. La gente del pueblo creían que tuviera muchas malas cosas ocultas en su casa porque nadie había visto a ninguno entrar por allí. Todos los árboles y plantas alrededor de su casa eran bien retorcidas y hicieron sombras que aun asustaron (espantaron?) a los serpientes (culebra? víbora?) del jardín. Pero en ese dia, ella era la única que se atrevó de ir afuera en el sol cegador. Por mucho tiempo había querido hacer un brebaje, pero no tendría todos los ingredientes que necesitaba. Le faltaba no más una flor, pero esta flor sólo floreció durante las horas diurnas y, además, no floreció en dias nublados. Era una flor con pétalos muy anchos y de un color anaranjodo deslustrado. Esa flor tenía una sustancia química que podría salvar vidas.
    TO BE CONTINUED....

    ReplyDelete
  4. Jessica,
    ¡Me dejaste picado! ¿Quién es esa mujer? ¿Una bruja? ¿Una mujer con poder sobrenaturales? Además es muy clara la descripción del ambiente que rodea la casa; un ambiente lúgubre que invita a la imaginación a crear muchas posibles historias. ¡Felicidades!
    Ahora leamos tu historia y luego mis comentarios.

    “Era una mañana tan soleada que la gente casi no podrían ver (1) donde caminaba. El brillo de la tierra y las aguas tan despejadas cegó a todo los seres humanos y animales del pueblo. Si un ratón hubiera corrido enfrente de la cara de un gato, ni siquiera lo habría visto. Entonces, este día toda la gente quedaron (2) en la casa por miedo de lastimarse caminando en las calles.

En este pueblo había una mujer muy inteligente, pero también muy callada y algo rara, que a menudo caminaba por(en?) la noche en(de?) puntillas (3) por las calles. La gente del pueblo creían (4) que tuviera muchas malas cosas ocultas en su casa porque nadie había visto a ninguno (5) entrar por allí. Todos los árboles y plantas alrededor de su casa eran (6) bien retorcidas y (7) hicieron sombras que aun (8) asustaron (espantaron?) (9) a los (10) serpientes (culebra? víbora?) (11) del jardín. Pero en ese dia (12), ella era la única que se atrevó (13) de (14) ir afuera en el sol cegador. Por mucho tiempo había querido hacer un brebaje, pero no tendría (15) todos los ingredientes que necesitaba. Le faltaba no más una flor, pero esta flor sólo floreció (16) durante las horas diurnas y, además, no floreció (17) en dias nublados. Era una flor con pétalos muy anchos y de un color anaranjodo (19) deslustrado. Esa flor tenía una sustancia química que podría salvar vidas.
TO BE CONTINUED....”

    Mis comentarios
    Nota: La palabra “gente” es singular. Por eso verás que los verbos que conjugaste con ese sujeto no son correctos porque los conjugase en plural.
    Ahora vemos la lista de pequeños errores que debemos trabajar:
    (1) “podrían ver” – podían ver
    (2) “quedaron” – “quedó”
    (3) “caminaba por(en?) la noche en(de?) puntillas “ – “caminaba en la noche de puntillas”
    (4) “creían” – “creía”.
    (5) “ninguno” – “nadie”.
    (6) “eran”- “estaban”.
    (7) ”y” – “e”.
    (8) “aun”- “aún”
    (9) asustaron o espantaron es correcto.
    (10) “los” – “las”
    (11) serpiente, culebra o víbora es lo mismo. Cualquiera es bien usada.
    (12) “dia” – Faltó acento.
    (13) “atrevó” – “atrevió”.
    (14) “de” – “a”.
    (15) “tendría” – “tenía”.
    (16) “floreció” – “florecía”.
    (17) Mismo que # 16
    (18) Mismo que # 12
    (19) “anaranjado”- “anaranjado”.

    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete