INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG
Cada semana leeremos un cuento o un poema de algún autor hispano.
Te invito a participar de la siguiente manera:
1. Escoge un cuento, poema, o ensayo de la lista de autores que aparece en la columna del lado derecho del blog. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
2. Después de leer el material elegido, crea una historia usando las ocho palabras que el grupo ¡ Y qué me cuentas! escogió en clase, o escoge otras ocho palabras de la lectura que quieras practicar. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
3. Sube tu historia usando el enlace de comentarios ("comments"). Lo encontrarás al final de cada lectura.
No temas cometer errores en tu historia. Yo estoy aquí para ayudarte. Tan pronto subas tu historia, yo te mandaré mis comentarios.
¿Estás listo? ¡ Adelante!

Escuchen los ipods de ¡Y qué me cuentas!

Este video muestra el momento en el que los estudiantes de ¡Y qué me cuentas! crean una historia usando ocho palabras extraídas de un cuento previamente leído en clase.

Comparte este blog con tus amigos

Promover y difundir el blog

¡Y qué me cuentas!

Recomendación al Gobierno de México por parte del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (CCIME) durante su XVII reunión ordinaria.

Haga clic aquí para ver el texto completo

¿Por qué aprender, mantener o mejorar el idioma español?

• 500 millones de personas hablan español en el mundo
• 48 millones de personas hablan español en Estados Unidos
• El español es el idioma oficial en 21 paises
• El español es el segundo idioma más estudiado a nivel mundial
• El español es el tercer idioma más utilizado en internet

Buscador

Search for books in Spanish

Escribe tu correo electrónico para que recibas las actualizaciones del blog.

Si te gusta el blog, ¡Y qué me cuentas! ayúdame a seguir mejorándolo. Dona un dólar o más!

Friday, August 19, 2011

"Cantinflas, el sujeto que se convirtió en verbo y adjetivo" por Ramón Talavera Franco

El Senor Fotografo
Escuchen una entrevista de radio respecto al presente artículo haciendo clic en la barra de audio.


Para leer el ejercicio relacionado con este artículo, haga clic aquí.
Me gustaría compartir con ustedes que el pasado 12 de agosto se cumplieron cien años del nacimiento de Cantinflas, y para celebrarlo, vamos a cantinflear; vamos a conocer un poco de este cómico mexicano, así como de la riqueza lingüística que este personaje heredó a la lengua castellana.

Si usted que nos escucha nació en México, Argentina, Perú, Uruguay o cualquier otro país hispanohablante y escucha el verbo cantinflear, probablemente le queda muy clara la acción que denota este verbo, es decir hablar, hablar y hablar sin decir nada. Pero… ¿Qué sucede con sus hijos? Sobretodo si ellos nacieron aquí en Estados Unidos. ¿Entenderán lo que es cantinflear? Al ver una película de Cantinflas, ¿podrán entender lo que dice este personaje popular? Por que una cosa es real, los monólogos de Cantinflas que nos hacen reír a los hispanohablantes, no pueden ser traducidos, ni subtitulados sin perder su esencia.

¡Oiga usted, ahí está el detalle! Esta es una de las frases que hicieron inmortal a este personaje que se convirtió en sustantivo, verbo y adjetivo.

Empecemos por el sustantivo: Cantinflas.
Su verdadero nombre era Fortino Mario Alfonso Moreno Reyes. Nació en el barrio de Santa María la Redonda, de la Ciudad de México, el sábado 12 de agosto de 1911. En su biografía se menciona que era hijo de un zapatero, que su familia era muy pobre, y que fue el sexto de doce hermanos. De joven tuvo la inquietud de estudiar medicina pero le ganó más el gusto por la actuación. De esta forma, inició su carrera artística como humorista en las carpas, que eran los teatros populares de México. En estas carpas fue donde nació el personaje de Cantinflas que hizo mundialmente famoso a don Mario Moreno.

El nacimiento del personaje se debió a un hecho fortuito. Es decir, durante una de sus actuaciones en la carpa, sufrió de pánico escénico que lo paralizó durante algunos minutos. El público de las carpas en México se caracterizaba por ser agresivo, exigente y demandante por lo que continuamente interrumpían a los actores o los abucheaban si no les gustaba su actuación. Ya nos podemos imaginar el predicamento de don Mario Moreno al estar paralizado en medio del escenario escuchando los abucheos de su público. Para salir de este predicamento, Mario Moreno comenzó a hablar y hablar desesperadamente, sin decir nada, logrando que el auditorio comenzara a poner atención tratando de entender lo que decía. El nerviosismo y la serpentina de palabras inconexas que salió de su boca, provocaron la risa y los aplausos del auditorio. Así fue como nació Cantinflas, el sujeto o sustantivo que posteriormente se convertiría en verbo y adjetivo.

¿Pero de donde proviene su nombre? ¿Cómo nació el nombre de Cantinflas?
Parece que no hay una respuesta contundente a esta pregunta, por lo que comparto con ustedes dos posibles etimologías que intentan explicar el origen de esta palabra. El escritor español Ricardo Bada comenta que una vez mientras Cantinflas decía un largo monólogo, uno de los espectadores se cansó de oírlo y le gritó “¡Cuánto inflas!”. La segunda etimología, según este mismo escritor, es una variante de la primera en la que en lugar de gritarle ¡Cuánto inflas!, le gritaron ¡En la cantina inflas! insinuando que el humorista estaba pasado de copas.

Sean ciertas o no estas anécdotas que intentan explicar su nombre, lo cierto es que Cantinflas nació como una caricatura de la sociedad de México de los años cincuentas que por un lado, trataba de reflejar la complejidad social de las personas de pocos recursos y poca preparación académica, y por el otro lado, era el personaje que se burlaba de el orden social, las instituciones públicas, las demagogias y la falsedad del ser humano. Cantinflas, en su discurso que decía mucho al no decir nada, enfrentaba a la sociedad pudiente de su época y se burlaba de ella.
Y esta forma de decir mucho sin decir nada, fue aceptada por la Real Academia de la Lengua en 1992 como el verbo “cantinflear” y el adjetivo “cantinflesco” o “acantinflado”.

Al convertirse en el verbo “cantinflear”, permitió que la gente pudiera describir la acción de hablar, hablar y hablar de forma rápida e ininteligible. Para poder entender a lo que me refiero, permítanme compartir con ustedes una parte del monólogo que Cantinflas le dice al diablo al llegar al infierno en la película “Un día con el diablo”. Dice así:

“si yo estoy aquí, es precisamente… porque le voy a explicar. Resulta de que claramente, muchas veces usted se habrá dado cuenta… ya es cosa que en realidad ponga usted atención, en ciertas anormalidades pudiéramos llamar, porque estamos en un ambiente, ambiente que hasta cierto punto análogo y dislucidante en que se puede situar porque muchas veces pasa… no es que uno se haga, si de por si ya es.”

-¡Uf, difícil de cantinflear!

Pero sigamos en esto de la cuestión de la lengua heredada por Cantinflas.

Les decía que la Real Academia de la Lengua también aceptó el adjetivo “cantinflesco” o “acantinflado”. ¿Cómo lo utilizamos? Muy fácil, por ejemplo, cuando una persona habla como Cantinflas, decimos que tiene un lenguaje cantinflesco o acantinflado. Y de esta manera, estamos usando el adjetivo y no el verbo ni el sustantivo.

Pero además de haberse convertido en verbo y adjetivo, hay tesis lingüísticas doctorales que utilizan el ejemplo de Cantinflas para hablar de figuras retóricas. Una de las tesis que me llamó la atención es de la doctora María del Carmen López Cara, quien escribió la tesis “La Paranomasia como recurso conceptual, expresivo y humorístico en la Lengua Española Actual” que presentó en la Universidad de Granada.

Por supuesto no voy a entrar en el detalle de la tesis, sino simplemente en esa palabra, hasta difícil de pronunciar, que es “paronomasia” y lo que tiene que ver con Cantinflas. De manera muy sencilla, la paronomasia es un juego de palabras. A veces es una palabra que se escribe igual pero significa algo diferente, o suena igual pero se escribe diferente o son palabras que suenan y se escriben de forma parecida pero no igual. Permítanme darles unos ejemplos cantinflescos.

Por ejemplo en la película “El fotógrafo” en la escena en la que unos bandoleros pillan a Cantinflas merodeando por los jardines de la casa del Señor Alvarez, lo llevan contra su voluntad a la casa y allí lo torturan para que diga lo que sabe: El bandolero le dice: ¿Va a cantar? Refiriéndose a si va a decir qué estaba haciendo allí, a lo que Cantinflas le responde: Pues, ¿Cómo voy a cantar si me están ahogando? Refiriéndose a la verdadera acción de cantar que no podría hacer porque le están presionando la garganta.

Otro ejemplo lo vemos en la película “Siete machos” en la que Cantinflas juega con la palabra “prima” usándola como sinónimo de dinero o como sinónimo de la hija de su tía.

Son muchos ejemplos y poco tiempo.

Por lo que me gustaría cerrar esta participación cantinflesca recordándoles que durante el mes de agosto, la ciudad de México celebra el cumpleaños número cien de Cantinflas con una serie de eventos culturales como: presentaciones de sus películas, la creación de un timbre postal que lleva su imagen, mesas redondas, exposiciones fotográficas y hasta audios de sus películas en los vagones del metro. Así que si usted piensa viajar a México, le sugerimos que aproveche esta oferta cultural, y si piensa quedarse aquí, le sugerimos que rente una película de Cantinflas, la disfrute con sus hijos y les explique la importancia que este cómico trajo a al cultura mexicana y a la lengua española al convertirse en sustantivo, verbo y adjetivo.

2 comments:

  1. Gracias, Ramón, por mandarnos la información sobre Cantinflas. Ahora tenemos una selección de nuestro escritor favorito para discutir en la próxima clase de miércoles.
    Hace unos meses, vi una de las películas de Cantinflas, “Su excelencia“. Recuerdo que al final su personaje (que se ha convertido en embajador) da un discurso impresionante en una conferencia de lideres internacionales. No sabía la palabra “paronomasia“ pero me emocionó este:
    (Era algo así)
    ”Ustedes han confundido las palabras que dijo hace 2000 años un carpintero sencillo, descalzo, sin frac, sin títulos.
    Dijo – Amaos, amaos el uno al otro.
    Pero ustedes andan “armaos,“ ¡armaos el uno en contra del otro!“
    Otra vez gracias por compartir con nosotros la historia e información sobre Cantinflas.
    Keatha

    ReplyDelete
  2. Gracias, Ramón, por mandarnos la información sobre Cantinflas. Ahora tenemos una selección de nuestro escritor favorito para discutir en la próxima clase de miércoles.

    Hace unos meses, vi una de las películas de Cantinflas, “Su excelencia“ y escribí unas notas en un cuaderno. Recuerdo que al final su personaje (que se ha convertido en embajador) da un discurso impresionante en una conferencia de lideres internacionales. No sabía la palabra “paronomasia“ pero me emocionó este:
    (Era algo así)
    ”Ustedes han confundido las palabras que dijo hace 2000 años un carpintero sencillo, descalzo, sin frac, sin títulos.
    Dijo – Amaos, amaos el uno al otro.
    Pero ustedes andan “armaos,“ ¡armaos el uno en contra del otro!“

    Otra vez gracias por compartir con nosotros la historia e información sobre Cantinflas.
    Keatha

    ReplyDelete