INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG
Cada semana leeremos un cuento o un poema de algún autor hispano.
Te invito a participar de la siguiente manera:
1. Escoge un cuento, poema, o ensayo de la lista de autores que aparece en la columna del lado derecho del blog. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
2. Después de leer el material elegido, crea una historia usando las ocho palabras que el grupo ¡ Y qué me cuentas! escogió en clase, o escoge otras ocho palabras de la lectura que quieras practicar. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
3. Sube tu historia usando el enlace de comentarios ("comments"). Lo encontrarás al final de cada lectura.
No temas cometer errores en tu historia. Yo estoy aquí para ayudarte. Tan pronto subas tu historia, yo te mandaré mis comentarios.
¿Estás listo? ¡ Adelante!

Escuchen los ipods de ¡Y qué me cuentas!

Este video muestra el momento en el que los estudiantes de ¡Y qué me cuentas! crean una historia usando ocho palabras extraídas de un cuento previamente leído en clase.

Comparte este blog con tus amigos

Promover y difundir el blog

¡Y qué me cuentas!

Recomendación al Gobierno de México por parte del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (CCIME) durante su XVII reunión ordinaria.

Haga clic aquí para ver el texto completo

¿Por qué aprender, mantener o mejorar el idioma español?

• 500 millones de personas hablan español en el mundo
• 48 millones de personas hablan español en Estados Unidos
• El español es el idioma oficial en 21 paises
• El español es el segundo idioma más estudiado a nivel mundial
• El español es el tercer idioma más utilizado en internet

Buscador

Search for books in Spanish

Escribe tu correo electrónico para que recibas las actualizaciones del blog.

Si te gusta el blog, ¡Y qué me cuentas! ayúdame a seguir mejorándolo. Dona un dólar o más!

Sunday, April 24, 2011

"Fernando" by Laura Gonzalez Miranda

Fernando
Laura Gonzalez Miranda


Para leer el ejercicio de escritura que se desarrolló con este cuento, haga click aquí.

Soy un hombre de 40 años. En mi juventud viví rodeado de amigos entrañables, amigos con los que crecí y que probaron su lealtad en esa edad en la que uno no puede ofrecer más que su amistad.

Fernando y yo nos conocimos… ya no recuerdo cuándo, pero sin duda fueron al menos tres décadas de compartir. Vivimos juntos la maravillosa infancia, el despertar a la vida en la secundaria, y seguimos frecuentándonos aún después de la preparatoria. Su familia y la mía también han sido amigas desde siempre… aún lo son.

Fue en una época en que nos distanciamos cuando lo supe. Un pajarillo de plumaje azul llegó a mi jardín, y voluntariamente se metió en una jaula de loro que tenía desocupada. Pasó entre los barrotitos pues como ustedes saben, estas jaulas están hechas para esas aves que son de cuerpo mucho más grande que los pajarillos silvestres, y que no requieren un entramado demasiado cerrado en las rejillas.

El pajarillo azul dormía en su jaula de loro por las noches, y salía a buscar sus alimentos en la mañana. Luego regresaba por la tarde a dormir y así hasta que pasó un mes.

¿Por qué un pajarillo del campo se apresaría por propia voluntad? ¿Por qué estaba en mi casa? Todavía no me daba cuenta de lo que ocurría, hasta que se me ocurrió preguntarle espontáneamente al pajarillo: “¿Eres Fernando?” “¿Eres Fernando?”, el pajarito pareció comprender la pregunta, y empezó a revolotear desesperadamente en la jaula, trinando, como queriendo responder. Después abandonó para siempre la jaula.

El recuerdo vino de golpe a mi mente: cuando éramos jóvenes, Fernando y yo nos hicimos la promesa mutua de que si él o yo moríamos primero, regresaríamos para contarnos cómo era la vida del otro lado. Recordé que dijo que volvería en forma de ave a visitarme.

Llamé a su casa para saber de él. Fue entonces cuando confirmé lo que ya sabía, Fernando había muerto.

No comments:

Post a Comment