INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG
Cada semana leeremos un cuento o un poema de algún autor hispano.
Te invito a participar de la siguiente manera:
1. Escoge un cuento, poema, o ensayo de la lista de autores que aparece en la columna del lado derecho del blog. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
2. Después de leer el material elegido, crea una historia usando las ocho palabras que el grupo ¡ Y qué me cuentas! escogió en clase, o escoge otras ocho palabras de la lectura que quieras practicar. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
3. Sube tu historia usando el enlace de comentarios ("comments"). Lo encontrarás al final de cada lectura.
No temas cometer errores en tu historia. Yo estoy aquí para ayudarte. Tan pronto subas tu historia, yo te mandaré mis comentarios.
¿Estás listo? ¡ Adelante!

Escuchen los ipods de ¡Y qué me cuentas!

Este video muestra el momento en el que los estudiantes de ¡Y qué me cuentas! crean una historia usando ocho palabras extraídas de un cuento previamente leído en clase.

Comparte este blog con tus amigos

Promover y difundir el blog

¡Y qué me cuentas!

Recomendación al Gobierno de México por parte del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (CCIME) durante su XVII reunión ordinaria.

Haga clic aquí para ver el texto completo

¿Por qué aprender, mantener o mejorar el idioma español?

• 500 millones de personas hablan español en el mundo
• 48 millones de personas hablan español en Estados Unidos
• El español es el idioma oficial en 21 paises
• El español es el segundo idioma más estudiado a nivel mundial
• El español es el tercer idioma más utilizado en internet

Buscador

Search for books in Spanish

Escribe tu correo electrónico para que recibas las actualizaciones del blog.

Si te gusta el blog, ¡Y qué me cuentas! ayúdame a seguir mejorándolo. Dona un dólar o más!

Monday, September 5, 2011

"La niña del campo" por Azucena Leza

La niña del campo
Por: Azucena Leza
Cuento tomado del proyecto Memorias del Silencio

Para leer el ejercicio relacionado con este cuento, haga clic aquí.

Susi era una niña que perdió a sus padres cuando tenía siete años. Su tío Pedro se hizo cargo de ella. Vivían en una casa vieja de adobe, un cuarto grande en el que sólo había una cama y un ropero antiguo. La cocina era muy pequeña y no había estufa, cocinaban sobre arena en un círculo de ladrillos sobrepuestos en el suelo.

Todos los días, Pedro se levantaba poco antes del amanecer para ir a trabajar al campo. Tenía que llevarse a la niña con él porque no había nadie más que la cuidara. La dejaba dormir mientras preparaba su burro y sus herramientas para la labor. Cuando estaba listo, la despertaba “arriba, floja” le decía con mucho cariño. La pequeña Susi se levantaba con los ojos medio pegados y se ponía su chaqueta y sus huaraches.

A pesar de que era un hombre viejo y cansado, era tanto el amor por su sobrina, que siempre era ella la que montaba el burro para cruzar el largo trecho hasta el campo de trabajo.
Él caminaba a su lado por la vereda de terracería. A las cinco de la mañana todavía estaba oscuro. Contemplaban la mañana fresca, los rodeaba el olor de hierba húmeda, oían a los árboles en soledad, el ruido lejano de las trocas en las carreteras y el galope de caballos. El viento era frío, pero ellos lo disfrutaban.

Después de buen rato de camino, alcanzaban a ver los sembradíos verdes que se extendían frente a ellos con puños blancos que sobresalían de entre la hierba. Al llegar, prendían una fogata para calentar el pan con huevo que llevaban y preparaban café. Mientras comían, platicaban. El tío Pedro preguntaba “¿Cuántos kilos crees que puedas echar hoy?” “Yo creo que más que tú” le contestaba la niña y él sonreía.

Tras el desayuno empezaban a piscar el algodón, todavía húmedo. Trabajaban uno al lado del otro. La frescura de las primeras horas de la mañana se evaporaba rápido y cuando salía el sol, el calor los sofocaba. Pedro sudaba y la niña dejaba de piscar para ir por sandías, se iba por los bordos de los sembradíos y buscaba por debajo de las hierbas. Ahí las encontraba y corría a llevarle la fruta fresca a su tío. Las quebraban en el suelo. Eran sandías amarillas y muy dulces.

Compartían y después continuaban con su labor. Siempre estaban solos porque como ofrecían sueldos muy bajos, nadie más quería ir a esos ranchos.

Al final de la jornada alistaban al burro y emprendían el camino de vuelta a su casa. De regreso, a Susi le gustaba correr por las hierbas y su tío la veía disfrutar del campo. Los recibía una casa vacía, muy sola, pero que era su hogar.

No comments:

Post a Comment