INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG
Cada semana leeremos un cuento o un poema de algún autor hispano.
Te invito a participar de la siguiente manera:
1. Escoge un cuento, poema, o ensayo de la lista de autores que aparece en la columna del lado derecho del blog. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
2. Después de leer el material elegido, crea una historia usando las ocho palabras que el grupo ¡ Y qué me cuentas! escogió en clase, o escoge otras ocho palabras de la lectura que quieras practicar. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
3. Sube tu historia usando el enlace de comentarios ("comments"). Lo encontrarás al final de cada lectura.
No temas cometer errores en tu historia. Yo estoy aquí para ayudarte. Tan pronto subas tu historia, yo te mandaré mis comentarios.
¿Estás listo? ¡ Adelante!

Escuchen los ipods de ¡Y qué me cuentas!

Este video muestra el momento en el que los estudiantes de ¡Y qué me cuentas! crean una historia usando ocho palabras extraídas de un cuento previamente leído en clase.

Comparte este blog con tus amigos

Promover y difundir el blog

¡Y qué me cuentas!

Recomendación al Gobierno de México por parte del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (CCIME) durante su XVII reunión ordinaria.

Haga clic aquí para ver el texto completo

¿Por qué aprender, mantener o mejorar el idioma español?

• 500 millones de personas hablan español en el mundo
• 48 millones de personas hablan español en Estados Unidos
• El español es el idioma oficial en 21 paises
• El español es el segundo idioma más estudiado a nivel mundial
• El español es el tercer idioma más utilizado en internet

Buscador

Search for books in Spanish

Escribe tu correo electrónico para que recibas las actualizaciones del blog.

Si te gusta el blog, ¡Y qué me cuentas! ayúdame a seguir mejorándolo. Dona un dólar o más!

Friday, April 29, 2011

Ejercicio de Lectura y Escritura de "Fernando" de Laura González Miranda.

Para leer el cuento relacionado con este ejercicio, haga click aquí.
Esta semana leímos el cuento "Fernando" de Laura González Miranda. Cabe señalar que la autora - mexicana y que vive en Guanajuato - es amiga de uno de los estudiantes que asisten al curso presencial ¡Y qué me cuentas! y muy amablemente nos envió su cuento para leerlo y discutirlo. Se lo agradecemos mucho. Esperamos que una vez que los alumnos hagan sus ejercicios en torno al cuento, Laura nos mande sus comentarios a los mismos. Esta clase de retroalimentación entre autor y lectores es muy importante y enriquecedora para ambos, así que hay que aprovechar esta posibilidad de retroalimentación que nos brinda el blog.
Las ocho palabras tomadas del cuento "Fernando" que el grupo eligió para escribir su pequeña historia son:
1. Jaula
2. Amistad
3. Rejilla
4. Trinar
5. Entrañables
6. Época
7. Silvestres
8. Visitarme

La historia que escribió el grupo con estas palabras es la siguiente:
"Trina el pájaro diariamente por las rejillas y he sufrido una época sin dormir. No tenemos una buena amistad. Siempre tengo que limpiar la jaula de mi pájaro cuando alguien entrañable viene a visitarme. Yo quiero dejarlo ser un pájaro silvestre, pero mi gato no me lo perdonaría".

Si les interesa escuchar y ver el proceso de escritura de esta historia, los invito a que hagan click aquí y verán el pencast de la historia. Es muy interesante el proceso que el grupo llevó para escribirla.
Ahora les toca a ustedes. Utilicen las mismas ocho palabras y escriban una historia con ellas. Súbanla al blog en el link que dice "comments".
¡Diviértanse!

17 comments:

  1. Visítame mi amor, soy un pájaro viviendo en la jaula. Escúchame, trino maravillosamente y cogería tu corazón. Conóceme, estoy segura que tuvieres una buena amistad conmigo. Invítame, podrías tener una novia entrañable.
    Visítame mi amor, antes de que todo sería demaciado tarde. Pronto rompería las rejillas y sería un pájaro silvestre.
    Visítame mi amor, ¿Por qué te fuiste con ella? ¿Por qué no quieres constituir nuestra época de amor? ¿Por qué no estás aquí?

    ReplyDelete
  2. Era la epoca de mascotas en mi familia. Mi esposo tenía una tienda de mascotas. Por eso, tuvimos una gran cantidad de animales en casa. Tuvimos un gato, un perro, pájaros, conejillos de Indias, hámsters, gerbos, y conejos, para nombrar algunos. Probamos casi todos los animales - todos menos los reptiles. La verdad es que me gustan las culebras, pero sólo comen alimento vivo.

    Un día, si me habías visitado, ¡habrías encontrado mil cincuenta animales en mi casa! Mil eran gusanos de la harina (alimento vivo para los reptiles). No recuerdo los otros, pero casi siempre teníamos roedores. Los criábamos para venderlos en la tienda.

    Mi favorito era mi zorrillo, Zorro. Era muy entrañable para mí. Había nacido en una granja de zorrillos, por lo que se habían quitadas sus glándulas odoríferas. Su pelaje era hermosísimo y me gustaba acariciarlo, pero creo que nuestra amistad era unilateral. Él me toleró, pero era un animal salvaje, por lo que resultó imposible tener el tipo de enlace que tengas con un perro. Un día, cuando yo no estaba en casa, mis hijas abrieron la puerta de su jaula para que él pudiera hacer algo de ejercicio. Se olvidaron de ponerlo de nuevo, por lo que se escapó del patio y nunca lo volví a ver. Sin glándulas odoríferas, es dudoso que haya sobrevivido.

    Una vez llevamos a la casa una miná. Estas aves no trinan. En su lugar, imitan sonidos. Por ejemplo, pueden imitar el sonido del inodoro. Comen frutas, pero antes de comer, sumergen el fruto en agua, luego se agitan la cabeza. La rejilla de la jaula no puede contener la fruta. Después de dos semanas la volví a la tienda. Tenía que pintar la pared.

    Una cosa curiosa es que la gente piensa que el propietario de una tienda de mascotas sabe todo acerca de todos los animalitos. Un día alguien nos trajo dos bebés de zarigüeyas. Son marsupiales, y no tenían edad suficiente para vivir solo. Tomé uno a la casa y cuidé de él. Lo llamé Dangles, porque pensé que les gustó colgar de la cola. Me equivoqué. A Dangles no le gustó de ninguna manera. Siempre trató de subir el aire. Yo era la única persona que podía acariciarlo. Si me perdí un día, babeó y siseó, mostrando los cincuenta y seis dientes afilados. Cuando fue mayor, dejamos la puerta de la jaula abierta para que él pudiera escapar. Es un animal salvaje y no debe ser enjaulado.

    ReplyDelete
  3. Del diario de Kate Middleton

    El domingo, el primero de Mayo

    Querido diario,

    He sido una mujer casada por tres días. Me siento que vivo en una jaula. Qué aburrido.

    Es verdad, las criadas me dan su amistad – pero quiero la amistad de mis amigas entrañables, mis amigas que hoy en día me visitan y trinan como aves silvestres locos.

    Cuando salgo la casa (¡casa!), debo viajar en un Rolls Royce en un sequito, y mi carro tiene una rejilla entre mí y mi nuevo amigo, el conductor.

    Como el jefe de B-P, quiero que la vida de otra época vuelva. Pobre mío.

    ReplyDelete
  4. Enjaulados o libres

    María y Lucita eran vecinas y buenas amigas. Se ayudaban en todo, desde el cultivo de frutas y vegetales hasta el cuidado del ganado y la crianza de los hijos. Los esposos de ellas también se llevaban bien, así que existía una amistad entrañable entre las dos familias.

    A Lucita le gustaban los pájaros más que cualquier otro animal. Su casa y su patio eran llenos de jaulas elaboradas con rejillas en forma de flores y otros diseños intrincados. Los pajaritos tenían fama en toda la región. La gente venía de todas partes para ver los hermosos colores de sus plumas y oír el trineo magnífico que salía de la casa. Durante una época, ella tenía más de ciento cincuenta pájaros en su propiedad. Las calles de la vecindad se pusieron completamente lodosas por tantas visitas. Cuando los ciudadanos quejaron, dijo – Sí, es una molestia pero si no tuviera a mis hermosos pajaritos, creo que nadie vendría a visitarme.
    La gente empezaba a reírse de ella. Hasta su amiga María se fastidiaba un poco, aunque la defendía de las chismes. A María también le gustaban los pájaros. Ella misma tenía tres jaulas bonitas llenas de canarios, pero realmente los prefería silvestres. Se alegraba cuando alguno se escapara y lo viera volar entre los árboles. Muchas veces dejaba abiertas las puertas de las jaulas.
    Un día cuando las dos vecinas tomaban café en el patio de María, Lucita se fijó en que habían muchos pájaros volando sueltos por el aire, viniendo al patio de vez en cuando para comerse su alpiste o a echar una melodía agradable y entonces yéndose volando libremente aún trinando dulcemente. Lucita suspiró y le dijo a su amiga –¡Cómo me gusta ver la libertad y alegría de estos pájaros! Si no tuviera tanto miedo de quedarme sola y sin visitas en la casa, también dejaría a los míos en libertad.
    –Pero no estás sola. Tienes a tu familia.
    –Sí, pero durante el día todos están ocupados afuera de la casa y yo estoy allá trabajando sola.
    –Pues, tienes que decidir qué es lo que te importe más.
    –Sí. –contestó Lucita, medio bromeando y medio amargada –Ser enjaulados ellos o yo.
    Como era la hora de preparar el almuerzo, las amigas se despidieron y cada quién se puso a trabajar. Pasaron algunos días en que estaban demasiado ocupadas para conversar. María había olvidado la conversación sobre la libertad de los pájaros cuando de repente escuchó un aleteo que parecía llenar el atmósfera. Al mirar por la ventana de su cocina fue testigo de un vuelo de colores y canciones hermosos. Se sonrió sabiendo que Lucita había tomado su decisión.

    Unos meses después Lucita se dió cuenta de que no le faltaban visitas. Tenía las de María y los otros vecinos (agradecidos de que ya no hubiera tanto tráfico en su pueblo) y también las visitas seguidas de sus amiguitos los pájaros, muchos de los que nunca abandonaron por completo su patio.

    ReplyDelete
  5. En Colombia, los años ochenta eran una época de amistad entre ese país y los Estados Unidos. Los gobiernos de ambos países trabajaban para destruir los carteles de drogas. Muchos traficantes de drogas estaban en la jaula, mirando con remordimientos por las rejillas, sus tierras donde antes sembraban marijuana y cocaína destruidas por el gobierno.

    En el año 1983 fuí con amigas entrañables a visitar a una familia en Bogotá. Nuestro grupo era parte del "Friendship Force," una organización fundado por Jimmy Carter después de su presidencia. La organización alienta a visitas de intercambio entre groupos de este país y otros paises. Creo que el Friendship Force existe todavía.

    Era un viaje y un pais muy interesante. La cultura, la gente, la comida, y el paisaje me encantaron. Todavía había peligro en las calles de Bogotá, pero me cuidaban bien. Después de una visita de diez diás, viajé sola a visitar otros amigos en Bucaramanga, Colombia, y desde allá, viajé sola a Cartagena. (Cartagena era un poco peligroso.) El año próximo unos Colombianos vinieron a visitarnos en los Estados Unidos. Era una visita preciosa, con pocos problemas (otra historia).

    Ahora la economía de Colombia sigue mejorando. Parece que los carteles de drogas son más débiles. Los rebeldes contra el gobierno tienen menos poder. Esperamos que la mayoría de los criminales están en la jaula, y los pájaros silvestres trinan sus melodías con aun más felicidad que antes.

    ReplyDelete
  6. Yoko,
    Me gustó mucho el romanticismo que usaste en esta historia. Creo que es un romanticismo fino y que lograste una historia redonda en pocas palabras y muchas imágenes. ¡Felicidades!
    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios:

    “Visítame mi amor, soy un pájaro viviendo en la jaula. Escúchame, trino maravillosamente y cogería (1) tu corazón. Conóceme, estoy segura que tuvieres (2) una buena amistad conmigo. Invítame, podrías tener una novia entrañable. 
Visítame mi amor, antes de que todo sería (3) demaciado (4) tarde. Pronto rompería (5) las rejillas y sería (6) un pájaro silvestre. 
Visítame mi amor, ¿Por qué te fuiste con ella? ¿Por qué no quieres constituir (7) nuestra época de amor? ¿Por qué no estás aquí?
    Mis comentarios:

    (1) “cogería”- “atraparé”.
    (2) “tuvieres”- “tendrás”.
    (3) “serías”- “sea”.
    (4) “demaciado”- “demasiado”.
    (5) “rompería”- “romperé”.
    (6) “sería”- “seré”.
    (7) “constituir”- “construir”.
    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  7. Carolyn,
    Interesantísima historia de animales. Gracias a tu historia he aprendido mucho de animales que ni conocía, como el miná. Que interesante ave que imita sonidos. Me imagino lo divertido que debe ser escuchar que un ave imita el sonido del inodoro, ja,ja… en cuanto a los zorrillos… una vez se metió un zorrillo a mi jardín trasero de la casa. Mis perros fueron a perseguirlo y el animal les aventó su asqueroso olor, pero yo no me di cuenta. Cuando se metieron mis perros a casa, comenzaron a tallarse en la alfombra y yo no entendía que había sucedido. A los pocos minutos comencé a sentir un olor como a quemado. El olor se hizo tan fuerte y tan desagradable que tuve que llamar a los ¡bomberos! pensando que algo se estaba quemando. Cuando llegaron y sintieron el olor me dijeron que nada se estaba quemando sino que era el olor de un zorrillo. Tuve que sonreír aguantando la vergüenza de haberlos llamado, pero me dieron el remedio al mal olor. Me dijeron que bañara a mis perros con jugo de tomate, lo cual hice. Por supuesto tuve que eliminar el olor que se quedó impregnado en la alfombra con cuanto producto químico lava alfombras encontré. Después de esa experiencia no me quedaron ganas de ver a un zorrillo, ni operado.
    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios:

    “Era la epoca (1) de mascotas en mi familia. Mi esposo tenía una tienda de mascotas. Por eso, tuvimos una gran cantidad de animales en casa. Tuvimos un gato, un perro, pájaros, conejillos de Indias, hámsters, gerbos, y conejos, para nombrar algunos. Probamos casi todos los animales - todos menos los reptiles. La verdad es que me gustan las culebras, pero sólo comen alimento vivo.

Un día, si me habías visitado, ¡habrías encontrado mil cincuenta animales en mi casa! Mil eran gusanos de la harina (alimento vivo para los reptiles). No recuerdo los otros, pero casi siempre teníamos roedores. Los criábamos para venderlos en la tienda.

Mi favorito era mi zorrillo, Zorro. Era muy entrañable para mí. Había nacido en una granja de zorrillos, por lo que se habían quitadas sus glándulas odoríferas. Su pelaje era hermosísimo y me gustaba acariciarlo, pero creo que nuestra amistad era unilateral (2). Él me toleró, pero era un animal salvaje, por lo que resultó imposible tener el tipo de enlace que tengas (3) con un perro. Un día, cuando yo no estaba en casa, mis hijas abrieron la puerta de su jaula para que él pudiera hacer algo de ejercicio. Se olvidaron de ponerlo (4) de nuevo, por lo que se escapó del patio y nunca lo volví a ver. Sin glándulas odoríferas, es dudoso que haya sobrevivido.

Una vez llevamos a la casa una miná. Estas aves no trinan. En su lugar, imitan sonidos. Por ejemplo, pueden imitar el sonido del inodoro. Comen frutas, pero antes de comer, sumergen el fruto en agua, luego se agitan la cabeza. La rejilla de la jaula no puede contener la fruta. Después de dos semanas la volví (5) a la tienda. Tenía que pintar la pared.

Una cosa curiosa es que la gente piensa que el propietario de una tienda de mascotas sabe todo acerca de todos los animalitos. Un día alguien nos trajo dos bebés de zarigüeyas. Son marsupiales, y no tenían edad suficiente para vivir solo (6). Tomé (7) uno a la casa y cuidé de él. Lo llamé Dangles, porque pensé que les gustó (8) colgar de la cola. Me equivoqué. A Dangles no le gustó de ninguna manera. Siempre trató de subir el aire (9). Yo era la única persona que podía acariciarlo. Si me perdí un día (10), babeó y siseó, mostrando los cincuenta y seis dientes afilados. Cuando fue mayor, dejamos la puerta de la jaula abierta para que él pudiera escapar. Es un animal salvaje y no debe ser enjaulado.”

    Mis comentarios:
    (1) “epoca”- Faltó acento.
    (2) “amistad era unilateral”- “amistad no era recíproca”.
    (3) “tengas”- “tienes”.
    (4) “ponerlo”- “guardarlo”.
    (5) “volví”- “devolví”.
    (6) “solo”- “solos”.
    (7) “Tomé”- “Llevé”.
    (8) “gustó”- “gusta”.
    (9) “subir el aire”- No me queda claro que quieres decir con esto.
    (10) “si me perdí un día”- No me queda claro que quieres decir con esto.
    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  8. Yoko, Carolina, Keatha y Juanita - ¡Qué historias maravillosas! Y Leonardo,¿qué puedo decir.....?


    Una fábula vieja de la época de Esopo

    De su percha en el roble, el pequeño pájaro silvestre con plumaje el color de la tierra, oyó algo que trinaba desesperadamente. Siguió el sonido y encontró una jaula lujosa colgada de la rama de un árbol al lado de una gran casa. Dentro vio a un pájaro con plumas del color del sol. También notó el tazón lleno de alpiste y el otro lleno con agua fresca y limpia. Vio la seguridad de las rejillas. Pensó en su propio estómago vacío, su sed incesante, y su temor de los halcones vigilantes y decidió ir a ver si pudiera hacer una "amistad entrañable" con el pájaro afortunado. Voló a un lugar cerca de la jaula y le dijo al otro pájaro,

    "Hola amigo. ¿Qué tal? Veo que tienes mucha suerte. En mi mundo, no hay mucha comida ni mucha agua y siempre estoy perseguido por los halcones. ¿Le gustaría compartir tu vida afortunada con tu hermano silvestre?"

    Respondió el pájaro dorado, "¿Cuánto vale tu libertad, amigo? Porque esa es el precio."

    En ese momento, el ave silvestre cayó en la cuenta del tono doloroso, el aspecto melancólico y, lo más alarmante, las alas cortadas de su compañero emplumado. Suspiró y con una última mirada a los tesoros encarcelados volvió a su mundo, un mundo de repente tan grande y abundante.

    ReplyDelete
  9. Leonard,
    ¡No se te podía pasar la boda real! En efecto, Kate debe estar muy contenta con su nueva vida, por un lado, pero debe estar terriblemente asustada por la falta de privacidad, de amistades verdaderas y de libertad a la que se enfrentará a partir de su matrimonio.
    Pero lo princesa, nadie se lo quitará.
    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios:

    “Del diario de Kate Middleton


    El domingo, el primero de Mayo


    Querido diario,


    He sido una mujer casada por tres días. Me siento que vivo en una jaula. Qué aburrido.


    Es verdad, las criadas me dan su amistad – pero quiero la amistad de mis amigas entrañables, mis amigas que hoy en día me visitan y trinan como aves silvestres locos (1). 


    Cuando salgo la casa (2) (¡casa!), debo viajar en un Rolls Royce en (3) un sequito, y mi carro tiene una rejilla entre mí y mi nuevo amigo, el conductor.


    Como el jefe de B-P, quiero que la vida de otra época vuelva. Pobre mío (4).”
    Mis comentarios:

    (1) “locos”- “locas”.
    (2) “salgo la casa”- “salgo de la casa”.
    (3) “en”- “con”
    (4) “pobre mío”- “pobre de mí”.
    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  10. Keatha,
    Muy buena historia de libertad y soledad compartida. Conozco a mucha gente que le teme a la soledad y cuando viajan, viajan hasta con el perico. Ese es un tema que nunca me ha preocupado. Yo por el contrario, “peco” de disfrutar la soledad. Tengo muchos proyectos en mi cabeza que solo puedo desarrollar estando solo. Pero también sé que no debo exagerar. Como dice un dicho” Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre”.
    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios:


    “Enjaulados o libres


    María y Lucita eran vecinas y buenas amigas. Se ayudaban en todo, desde el cultivo de frutas y vegetales hasta el cuidado del ganado y la crianza de los hijos. Los esposos de ellas también se llevaban bien, así que existía una amistad entrañable entre las dos familias.


    A Lucita le gustaban los pájaros más que cualquier otro animal. Su casa y su patio eran (1) llenos de jaulas elaboradas con rejillas en forma de flores y otros diseños intrincados. Los pajaritos tenían fama en toda la región. La gente venía de todas partes para ver los hermosos colores de sus plumas y oír el trineo magnífico que salía de la casa. Durante una época, ella tenía más de ciento cincuenta pájaros en su propiedad. Las calles de la vecindad se pusieron completamente lodosas por tantas visitas. Cuando los ciudadanos quejaron (2), dijo – Sí, es una molestia pero si no tuviera a mis hermosos pajaritos, creo que nadie vendría a visitarme.
    La gente empezaba a reírse de ella. Hasta su amiga María se fastidiaba un poco, aunque la defendía de las chismes. A María también le gustaban los pájaros. Ella misma tenía tres jaulas bonitas llenas de canarios, pero realmente los prefería silvestres. Se alegraba cuando alguno se escapara (3) y lo viera (4) volar entre los árboles. Muchas veces dejaba abiertas las puertas de las jaulas.

    Un día cuando las dos vecinas tomaban café en el patio de María, Lucita se fijó en que habían muchos pájaros volando sueltos por el aire, viniendo al patio de vez en cuando para comerse su alpiste o a echar una melodía agradable y entonces yéndose volando libremente aún trinando dulcemente. Lucita suspiró y le dijo a su amiga –¡Cómo me gusta ver la libertad y alegría de estos pájaros! Si no tuviera tanto miedo de quedarme sola y sin visitas en la casa, también dejaría a los míos en libertad.

    –Pero no estás sola. Tienes a tu familia.

    –Sí, pero durante el día todos están ocupados afuera de la casa y yo estoy allá trabajando sola.

    –Pues, tienes que decidir qué es lo que te importe (5) más.
    
–Sí. –contestó Lucita, medio bromeando y medio amargada –Ser enjaulados ellos o yo.

    Como era la hora de preparar el almuerzo, las amigas se despidieron y cada quién se puso a trabajar. Pasaron algunos días en que estaban demasiado ocupadas para conversar. María había olvidado la conversación sobre la libertad de los pájaros cuando de repente escuchó un aleteo que parecía llenar el (6) atmósfera. Al mirar por la ventana de su cocina fue testigo de un vuelo de colores y canciones hermosos (7). Se sonrió sabiendo que Lucita había tomado su decisión.


    Unos meses después Lucita se dio (8) cuenta de que no le faltaban visitas. Tenía las de María y los otros vecinos (agradecidos de que ya no hubiera tanto tráfico en su pueblo) y también las visitas seguidas de sus amiguitos los pájaros, muchos de los que (9) nunca abandonaron por completo su patio.”

    Mis comentarios:
    (1) “eran”- “estaban”.
    (2) “ciudanos quejaron”- ciudadanos se quejaron”.
    (3) “escapara”- “escapaba”.
    (4) “viera”- veía”.
    (5) “importe”- “importa”.
    (6) “el”- “la”.
    (7) “hermosos”- “hermosas”.
    (8) “dio”- no lleva acento.
    (9) “que”- “cuales”.
    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  11. Juanita,
    Tu historia me hizo pensar en lo que ahora estamos sufriendo los mexicanos por el asunto de los cárteles de las drogas. Hace diez años cuando llegué a este país era precisamente Colombia el país que era objeto de la prensa por este problema, pero hace unos cuatro años nuestro país ha ocupado las principales notas periodísticas respecto a este problema. Pobre de mi país. Solo espero que este problema se resuelva para bien y pronto para que nuestras familias puedan vivir en paz social.
    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios:

    “En Colombia, los años ochenta eran una época de amistad entre ese país y los Estados Unidos. Los gobiernos de ambos países trabajaban para destruir los carteles de drogas. Muchos traficantes de drogas estaban en la jaula, mirando con remordimientos por las rejillas, sus tierras donde antes sembraban marijuana (1) y cocaína destruidas por el gobierno.


    En el año 1983 fuí (2) con amigas entrañables a visitar a una familia en Bogotá. Nuestro grupo era parte del "Friendship Force," una organización fundado (3) por Jimmy Carter después de su presidencia. La organización alienta a visitas de intercambio entre grupos de este país y otros paises (4). Creo que el Friendship Force existe todavía.


    Era (5) un viaje y un pais (6) muy interesante. La cultura, la gente, la comida, y el paisaje me encantaron. Todavía había peligro en las calles de Bogotá, pero me cuidaban bien. Después de una visita de diez diás (7), viajé sola a visitar otros amigos en Bucaramanga, Colombia, y desde allá, viajé sola a Cartagena. (Cartagena era un poco peligroso.) El año próximo (8) unos Colombianos vinieron a visitarnos en los Estados Unidos. Era (9) una visita preciosa, con pocos problemas (otra historia).


    Ahora la economía de Colombia sigue mejorando. Parece que los carteles de drogas son más débiles. Los rebeldes contra el gobierno tienen menos poder. Esperamos que la mayoría de los criminales están (10) en la jaula, y los pájaros silvestres trinan (12) sus melodías con aun (13) más felicidad que antes.”
    Mis comentarios:

    (1) “marijuana”- “marihuana”.
    (2) “fui”- No lleva acento.
    (3) “fundado”- “fundada”.
    (4) “paises”- Faltó acento.
    (5) “Era”- “Fue”.
    (6) “pais”- Faltó acento.
    (7) “dieas”- No lleva acento.
    (8) “El año próximo”- “Al año siguiente”.
    (9) “Era”- Fue”.
    (10) “están”- “estén”.
    (11) “jaula”- En este caso debes entrecomillas la palabra “jaula” porque la estás usando como eufemismo para la palabra “cárcel”.
    (12) “trinan”- “trinen”.
    (13) “aun”- “aún”. No necesitas esta palabra.
    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  12. (9) “subir el aire”- No me queda claro que quieres decir con esto.

    Cuando Dangles estaba colgando de la cola siempre se agitó las piernas en el aire, como si estaba tratando de subir algo para llegar a la cima.

    (10) “si me perdí un día”- No me queda claro que quieres decir con esto.

    Si no lo acaricié un día, él no confiaba en mí, y me mostró los dientes.

    ReplyDelete
  13. Debbie,
    ¡El precio de la libertad! ¿Tendrá precio? Yo no creo poder aceptar nada a cambio de mi libertad. Cuando me doy cuenta de ella, que es a menudo, doy gracias por tenerla. No hay nada como poder disfrutarla. El cuento de Leonardo también nos hace reflexionar en ella. Con todos los millones que tendrá Kate, ¿será realmente feliz?, porque a partir de ahora su libertad estará invadida por un gran Big Brothers.
    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios.

    “Una fábula vieja de la época de Esopo

    De su percha en el roble, el pequeño pájaro silvestre con plumaje el (1) color de la tierra, oyó algo que trinaba desesperadamente. Siguió el sonido y encontró una jaula lujosa colgada de la rama de un árbol al lado de una gran casa. Dentro vio a un pájaro con plumas del color del sol. También notó el tazón lleno de alpiste y el otro lleno con agua fresca y limpia. Vio la seguridad de las rejillas. Pensó en su propio estómago vacío, su sed incesante, y su temor de los halcones vigilantes y decidió ir a ver si pudiera (2) hacer una "amistad entrañable" con el pájaro afortunado. Voló a un lugar cerca de la jaula y le dijo al otro pájaro,

    "Hola amigo. ¿Qué tal? Veo que tienes mucha suerte. En mi mundo, no hay mucha comida ni mucha agua y siempre estoy perseguido por los halcones. ¿Le (3) gustaría compartir tu vida afortunada con tu hermano silvestre?"

    Respondió el pájaro dorado, "¿Cuánto vale tu libertad, amigo? Porque esa (4) es el precio."

    En ese momento, el ave silvestre cayó en la cuenta del tono doloroso, el aspecto melancólico y, lo más alarmante, las alas cortadas de su compañero emplumado. Suspiró y con una última mirada a los tesoros encarcelados volvió a su mundo, un mundo de repente tan grande y abundante.”
    Mis comentarios:

    (1) “el”- “de”.
    (2) “pudiera”- “podía”.
    (3) “Le”- “Te” (Lo pongo en segunda persona del singular porque posteriormente el ave utiliza el pronombre posesivo “tu”.
    (4) “esa”- “ese”.
    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  14. debbie dijo:

    Yoko, Carolina, Keatha y Juanita - ¡Qué historias maravillosas! Y Leonardo,¿qué puedo decir.....?

    de acuerdo, debbie: los otros cuentos son maravillosos, y el cuentito de ramón, sus perros, y su enimigo me causó reír.

    pero, debbie, de mi cuento, me preguntaste: "Leonardo, qué puedo decir.....?"

    aquí son unas sujerencias:

    Leonardo, tu cuento es excelente - ambos chistoso y serioso.

    Leonardo, perteneces en la lista de las "best sellers."

    Leonardo, cuando yo muero, espero que tu escribas mi nota necrológica. será bella.

    ¿esto te ayuda, debbie?

    (y al propósito, me gustó mucho tu cuento.)

    ReplyDelete
  15. Leonardo,

    Todos son posiblidades, pero tengo que escoger:

    "Leonardo, tu cuento es excelente - ambos chistoso y serioso."

    Siempre me haces reir y pensar.

    Gracias,
    Debbie

    ReplyDelete
  16. Durante la época antes de que yo comprendiera la placer de la amistad de los gatos, yo vivía en un apartamento enfrente de un campo lleno de plantas silvestres y animales salvajes. De vez en cuando, había dado comida a algunos gatos que parecían tener hambre, pero solo para ser buena persona. Pero, poco a poco, estaba encantada con un gata salvaje que seguía produciendo crias y luego, las llevaba a mi patio y las ponía en mis plantas para que pudieran dormir seguramente. A veces, yo podía mirarla cuando ella llevó un ratón asustado a sus crias para mostrarlas como matar un ratón. Fue como "National Geographic" en mi patio! Por las mañanas, sus crias se trepaban la rejilla de mi patio y tuve que salvarlas cuando no podían bajarse.

    Con el paso del tiempo, tenía muchas ganas de que esta familia de gatos me visitaran. Finalmente, nosotros desarrollamos una relación muy entrañable. Cuando los gatitos estuvieron sufficiente grande, los cogería y los pondría en una jaula y los llevaría al veterinario para darles sus vacunaciones. Un día, de repente, me di cuento que les había alimentado por tanto tiempo que yo pertenecía a ellos (porque los gatos nunca pertenecen a nadie). En este tiempo, tengo dos gatitas (o ellas me tienen) que no son salvajes pero en la noche cuando quieren jugar y yo prefiero dormir, ellas triñan como un gato de la selva.

    ReplyDelete
  17. Dustylee:
    Pues no solo les pertenecemos a los gatos, sino también a los perros. Yo tengo dos perros que se creen dueños de mi casa y de mí, y lo peor de todo, es que no me ha quedado otra más que aceptar esta situación. ¡Son peor que hijos! Pero como se dan a querer los condenados.
    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios:

    Durante la época antes de que yo comprendiera la (1) placer de la amistad de los gatos, yo vivía en un apartamento enfrente de un campo lleno de plantas silvestres y animales salvajes. De vez en cuando, había dado comida a algunos gatos que parecían tener hambre, pero solo para ser buena persona. Pero, poco a poco, estaba encantada con un gata salvaje que seguía produciendo crias (2) y luego, las llevaba a mi patio y las ponía en mis plantas para que pudieran dormir seguramente (3). A veces, yo podía mirarla cuando ella llevó (4)un ratón asustado a sus crias para mostrarlas (5) como matar un ratón. Fue como "National Geographic" en mi patio! Por las mañanas, sus crias se trepaban la rejilla de mi patio y tuve que salvarlas cuando no podían bajarse. 


    Con el paso del tiempo, tenía muchas ganas de que esta familia de gatos me visitaran. Finalmente, nosotros desarrollamos una relación muy entrañable. Cuando los gatitos estuvieron (6) sufficiente (7) grande, los cogería y los pondría en una jaula y los llevaría al veterinario para darles sus vacunaciones (8). Un día, de repente, me di cuento (9) que les había alimentado por tanto tiempo que yo pertenecía a ellos (porque los gatos nunca pertenecen a nadie). En este tiempo, tengo dos gatitas (o ellas me tienen) que no son salvajes pero en la noche cuando quieren jugar y yo prefiero dormir, ellas triñan (10) como un gato de la selva.
    Mis comentarios:

    (1) – “la”- “el”.
    (2) “cria”- faltó acento.
    (3) “seguramente”- “sin peligro”
    (4) “llevó”- “llevaba”.
    (5) “mostrarlas”- “mostrarles”
    (6) “estuvieron”- “estuvieran”
    (7) “sufficiente”- “suficientemente”
    (8) “vacunaciones”- “vacunas”.
    (9) “cuento”- “cuenta”
    (10) “triñan”- “chillan”.
    (11) ¡Sigue participando!

    ReplyDelete