INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG
Cada semana leeremos un cuento o un poema de algún autor hispano.
Te invito a participar de la siguiente manera:
1. Escoge un cuento, poema, o ensayo de la lista de autores que aparece en la columna del lado derecho del blog. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
2. Después de leer el material elegido, crea una historia usando las ocho palabras que el grupo ¡ Y qué me cuentas! escogió en clase, o escoge otras ocho palabras de la lectura que quieras practicar. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
3. Sube tu historia usando el enlace de comentarios ("comments"). Lo encontrarás al final de cada lectura.
No temas cometer errores en tu historia. Yo estoy aquí para ayudarte. Tan pronto subas tu historia, yo te mandaré mis comentarios.
¿Estás listo? ¡ Adelante!

Escuchen los ipods de ¡Y qué me cuentas!

Este video muestra el momento en el que los estudiantes de ¡Y qué me cuentas! crean una historia usando ocho palabras extraídas de un cuento previamente leído en clase.

Comparte este blog con tus amigos

Promover y difundir el blog

¡Y qué me cuentas!

Recomendación al Gobierno de México por parte del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (CCIME) durante su XVII reunión ordinaria.

Haga clic aquí para ver el texto completo

¿Por qué aprender, mantener o mejorar el idioma español?

• 500 millones de personas hablan español en el mundo
• 48 millones de personas hablan español en Estados Unidos
• El español es el idioma oficial en 21 paises
• El español es el segundo idioma más estudiado a nivel mundial
• El español es el tercer idioma más utilizado en internet

Buscador

Search for books in Spanish

Escribe tu correo electrónico para que recibas las actualizaciones del blog.

Si te gusta el blog, ¡Y qué me cuentas! ayúdame a seguir mejorándolo. Dona un dólar o más!

Friday, April 13, 2012

Ejericicio de lectura y escritura del cuento "Los merengues" de Julio Ramón Ribeyro

Para leer el cuento y la autoevaluación relacionados con este ejercicio, haga clic aquí.
Para leer otros ejercicios relacionados en este cuento, haga clic aquí.

¡Hola, Ramón!

Aquí están las ocho palabras que escogimos de “Los merengues” de Julio Ramón Ribeyro:

1. Mostrador
2. Vidriera
3. Desmantelar
4. Súbitamente
5. Despejar
6. Dependiente
7. Colmillos
8. Percatarse

Sigue el cuento que escribimos:

"Yo estaba desmantelando el mostrador y la vidriera de la tienda cuando súbitamente el dependiente se percató de mí. Se me acercó enojado, mostrando los colmillos.

–¡Párate!– dijo.

–Yo sólo estaba despejando el mostrador para ayudarle– yo balbuceé."


Keatha.
********************************************************************************
¡Saludos a todos!

Muchas gracias por mandarme las ocho palabras que escogieron del cuento "Los merengues". Ahora yo los invito a que se diviertan y las encuentren en el crucigrama que creé. De igual forma los felicito por la historia que me mandaron. No hay ningún error... ¡¡¡FELICIDADES!!!

Ramón.

Para agrandar la imagen y poder resolver el crucigrama, haga clic aquí.
                                             

1 comment:

  1. Germán trabajaba como dependiente en una tienda muy grande donde hacía muchos quehaceres, desde entregar pedidos a las casas de los clientes hasta arreglar las vidrieras. La mayoría de su tiempo pasaba vendiendo una gran variedad de mercancía, llenando y vaciando los mostradores de tela, zapatos, bolas de billar, camisetas, disfraces para niños y adultos, dulces y todo tipo de baratijas. También se vendía en la tienda muebles y aparatos para la cocina y la oficina. Hasta había una lonchería donde los clientes y empleados podían conseguir un rico almuerzo.

    Una noche a la hora de cerrar todavía había que desmantelar una vidriera, así que Germán se quedó solo en la tienda. Estaba trabajando rápido porque quería terminar su trabajo e irse a casa. Pero súbitamente se percató de un sonido extraño, como un creciente aullar que le parecía estar acercando. ¿Serían animales o quizás el viento?
    Miró por la vidriera y entendió que no era el viento sino una jauría de caninos que, por alguna razón, se había decidido a quedar en frente de la única salida ahora disponible para Germán (ya que en las otras puertas se habían armado las alarmas de seguridad.) No estaba seguro si se trataba de perros callejeros o lobos dispersados de su habitat por la explotación forestal de los bosques cercanos. Pero vio que tenían unos colmillos amenazantes. Azorado, Germán trataba de pensar en cómo hacer que despejaran estas fieras para poder llegar a su casa, su familia y su cena.
    Pensó “Aquí en la tienda hay bolas de billar que podría tirarles. Hay disfraces de varios animales; me podría disfrazar de lobo más grande para espantarlos. A ver -- también hay comida: pan, carne, papas, manzanas. Podría echarles un montón de comida y escaparme mientras comieran.
    Por fin el hábil dependiente, no eligió ninguno de estos planes. Prefirió servirse su cena allá mismo, en la lonchería de la tienda. Después durmió cómodo en una cama de muestra del departamento de muebles. En la mañana para cuando llegaron sus compañeros, los caninos se habían ido.

    ReplyDelete