INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG
Cada semana leeremos un cuento o un poema de algún autor hispano.
Te invito a participar de la siguiente manera:
1. Escoge un cuento, poema, o ensayo de la lista de autores que aparece en la columna del lado derecho del blog. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
2. Después de leer el material elegido, crea una historia usando las ocho palabras que el grupo ¡ Y qué me cuentas! escogió en clase, o escoge otras ocho palabras de la lectura que quieras practicar. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
3. Sube tu historia usando el enlace de comentarios ("comments"). Lo encontrarás al final de cada lectura.
No temas cometer errores en tu historia. Yo estoy aquí para ayudarte. Tan pronto subas tu historia, yo te mandaré mis comentarios.
¿Estás listo? ¡ Adelante!

Escuchen los ipods de ¡Y qué me cuentas!

Este video muestra el momento en el que los estudiantes de ¡Y qué me cuentas! crean una historia usando ocho palabras extraídas de un cuento previamente leído en clase.

Comparte este blog con tus amigos

Promover y difundir el blog

¡Y qué me cuentas!

Recomendación al Gobierno de México por parte del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (CCIME) durante su XVII reunión ordinaria.

Haga clic aquí para ver el texto completo

¿Por qué aprender, mantener o mejorar el idioma español?

• 500 millones de personas hablan español en el mundo
• 48 millones de personas hablan español en Estados Unidos
• El español es el idioma oficial en 21 paises
• El español es el segundo idioma más estudiado a nivel mundial
• El español es el tercer idioma más utilizado en internet

Buscador

Search for books in Spanish

Escribe tu correo electrónico para que recibas las actualizaciones del blog.

Si te gusta el blog, ¡Y qué me cuentas! ayúdame a seguir mejorándolo. Dona un dólar o más!

Friday, February 18, 2011

Ejercicio de lectura y escritura del cuento "El reloj" de Pio Baroja.

Para ver el cuento relacionado con este ejercicio, hacer clic aquí
Los invito a disfrutar un rato de la clase ¡Y qué me cuentas! El pencast que verán a continuación es el ejercicio que hicimos en clase después de leer "El Reloj" de Pío Baroja. Vean y escuchen el pencast. Noten el proceso que llevamos para escribir esta historia colectivamente. Como verán primero elegimos ocho palabras del cuento "El Reloj" y posteriormente construimos con ellas nuestra propia historia. El pencast dura aproximadamente 11 minutos.
Disfrútenlo haciendo click aquí.

Les transcribo el ejercicio para que vean el producto final.
Las ocho palabras son:
1. Argentada.
2. Amargura.
3. Cernirse.
4. Sobrecogido.
5. Alcotán.
6. Latido.
7. Escondrijo.
8. Indiferente.

La historia que todos escribieron quedó como sigue:
"Una mujer sobrecogida de amargura sentía los latidos de su corazón porque vió un alcotán argentado cirniéndose sobre su cabeza. El alcotán había salido de su escondrijo. La mujer no debía tener miedo porque el ave era indiferente a ella. Estaba buscando un sapo.

Ahora es el turno de ustedes. Utilicen las mismas ocho palabras y mándenme su historia usando el link que dice "comments" que está ubicado justo al final de este post. Escriban y diviértanse. Yo les mandaré mis correcciones en cuanto lea su historia.

8 comments:

  1. Me llamo Leti. Yo trabajo doce horas todos los días. Soy indiferente a cosas no tiene relacíon con mi trabajo. No me digas yo tengo que tener reposo o salir para nueva experiencia emocionada. Me siento los latidos de mi corazón por emoción durante del trabajo.
    Sólo los problemas de trabajo me ha sobrecogido a mi en pasado.

    Un día, mi mamá me llevó a su escondrijo a fuera de la casa. (¡No sabía ella lo tenía!) Habia un alcotán en este escondrijo. Éste alcotán argentado era muy bonito. Tenía alas larga y estrecha. De repente me interesaba mucho de este alcotán sin razón. Iba a la biblioteca para apprender más sobre este pájaro. Me chiflaba del alcotán. ¿Sabes que? Me olvidó amargura de mi trabajo.

    Me llamo Leti. Disfruto mucho de explorer las montañas para hacer la observacíon de las saves. Tomé un montón de fotos incluyendo un alcotán cirniéndose sobre su cabeza. (Mi ave favorita es alcotán.) Yo voy a tomar vacaciones por dos semanas para viajar a Australia. Yo nunca he visto alcotán australiano en mi vida. Ya me dio 100000 latidos de corazón por emoción.

    ReplyDelete
  2. Hace varios años una joven recientemente graduada de la universidad entró a trabajar en una agencia de investigacciones privadas muy exitosa. Roxana fingía ser indiferente a lo que los demás empleados pensarían de ella , pero le sobrecogía estar trabajando con un grupo de detectives tan practicados. Le impresionaba especialmente el sr. Herrera, el jefe, que llevaba su cabello argentado como insignia de su pericia. Era famoso por haber encontrado tesoros perdidos, los escondrijos de criminales y pruebas de la inocencia o la culpabilidad de los sospechosos.

    La joven aprendiza sentía los latidos de su corazón fuertes y rápidos cuando él le hacía preguntas acerca de su experiencia o le explicaba los trámites de la oficina. Percibía en su voz una actitud de desconfianza y amargura que se cernía sobre sus interacciones con ella. Le preguntó a un colega si el jefe siempre estaba así o si ella misma estaba haciendo algo equivocado. El colega le explicó que el sr. Herrera generalmente era amable, pero que andaba preocupado porque se le había perdido su mascota “Popo“, una especie de ave llamado alcotán. También estaba triste y avergonzado porque sus habilidades de investigación le habían fallado en este caso y ni podía encontrar su propia mascota extraviada.

    En cuanto Roxana entendió esto, empezó a investigar. Leía los anuncios en el periódico y llamaba a menudo al zoológico para preguntar si alguien había visto un alcotán en los alrededores. Por fin logró encontrar el Popo, que estaba viviendo en una clínica veterinaria donde lo cuidaban mientras buscaran a su dueño.
    Desde ese día, Roxana y el sr. Herrera han trabajado muy bien juntos.

    ReplyDelete
  3. Por fin este es el día de la prueba.

    Una “prueba”? Más de una prueba. Es un latido rápido del corazón . . . un bloque de amargura en los riñones . . . un alcotán – peor que él de Hitchcock – cerniéndome.

    El examinador se me acerca. El lleva botas y un traje de caqui. Él no sonríe. Su cuerpo y su actitud (como la prueba en sí) me asustan. Pero no hay un escondrijo.

    El examinador entra en mi carro. “¿Listo?” me dice. No es una pregunta sino un orden. Por lo demás él me comunica indiferencia. No estoy sobrecogido pero todavía yo tiemblo.

    Como miro su pistola argentada en su cinturón, él me dice: “Gire a la izquierda.” Así se inicia la prueba, la prueba por mi licencia de conducir.

    ReplyDelete
  4. El jaleo de la pista de despegue

    En el campo de la aviación es difícil imaginar que una nave argentada con metal – tan grande y poderosa – se pudiera estrellar por algo tan pequeño y débil como un pájaro. Sin embargo, los accidentes ocurren y dejan su amargura cuando una sola ave o peor cuando una bandada de aves se atraviesa a la pista de despegue. Se necesita una solución.

    Al principio, se intentó el ruido, pero esta solución no trabajo. Con razón, el campo de cualquier aeropuerto es un logar intrínsecamente ruidoso. Las aves fueron indiferente a más ruido.

    Después, se trató la eliminación de las lombrices de tierra e insectos que los pájaros trataban de comer en las pistas. Esto tuvo un éxito limitado, pero no era una resolución perfecta. La químicas mataban a los pájaros también.

    Hoy, hay unos aeropuertos que están combatiendo el fuego con fuego. Alcotanes se mantienen en escondrijos. Al salir, se ciernen sobre las pistas Sus presencia sobrecoge suficiente pájaros que las bandadas enteras huyen de corazón latido. Los predadores se enjaulan una vez que las costas están claras. El sistema aun tiene sus problemas. Quizás dará lugar a una solución robótica.

    ReplyDelete
  5. Yoko,
    Muy bien Yoko. Hay muchos animales que son bellos y que nos alegran el día. En mi caso tengo dos perros que son la alegría de la casa. Cuando llego del trabajo no hay nada comparable a ver a mis dos perritos saltar y emitir sonidos guturales por la emoción de verme. Es una sensación confortante ver el cariño que me tienen. Claro que después de tanta algarabía me veo obligado a sacarlos a pasear aunque haga mucho frío o calor. Ni modo, es le precio por un recibimiento tan cálido.
    Tu español va mejorando, lo cual me da mucho gusto. Sigue practicándolo hasta que lo domines.

    Ahora releamos tu ejercicio y luego mis comentarios:
    “Me llamo Leti. Yo trabajo doce horas todos los días. Soy indiferente a cosas no (1) tiene relacíon (2) con mi trabajo. No me digas yo (3) tengo que tener reposo o salir para nueva experiencia emocionada (4). Me siento (5) los latidos de mi corazón por emoción durante del trabajo.
    Sólo los problemas de (7) trabajo me ha sobrecogido a mi en pasado (8).

    Un día, mi mamá me llevó a su escondrijo a fuera de la casa (9). (¡No sabía ella lo tenía!) Habia (11) un alcotán en este escondrijo. Éste alcotán argentado era muy bonito. Tenía alas larga y estrecha. De repente me interesaba (12) mucho de (13) este alcotán sin razón. Iba a la biblioteca para aprender más sobre este pájaro. Me chiflaba del (14) alcotán. ¿Sabes que (15)? Me olvidó amargura de mi trabajo (16).

    Me llamo Leti. Disfruto mucho de explorer (17) las montañas para hacer la observación (18) de las aves. Tomé un montón de fotos incluyendo un alcotán cerniéndose sobre su cabeza. (Mi ave favorita es alcotán (19).) Yo voy a tomar vacaciones por dos semanas para viajar a Australia. Yo nunca he visto alcotán australiano en mi vida. Ya me dio 100000 latidos de corazón por emoción (20).”

    Mis comentarios:
    (1) “cosas no”- “cosas que no”.
    (2) “relacíon”- relación”.
    (3) “digas yo”- “digas que yo”.
    (4) “salir para nueva experiencia emocionada”- “salir para tener una nueva experiencia emocionante”.
    (5) “Me siento”- “Siento”.
    (6) “por emoción”- “por la emoción”.
    (7) “de” – “del”.
    (8) “me ha sobrecogido a mi en pasado” – “me han sobrecogido en mi pasado”.
    (9) “a fuera”- “afuera”.
    (10) “sabía ella”- “sabía que ella”.
    (11) “habia”- Faltó acento.
    (12) “interesaba”- “interesé”.
    (13) “de” – “por”.
    (14) “de” – “el”.
    (15) “que”- Se tiene que poner acento cuando es pregunta: “qué”.
    (16) “Me olvidó amargura de mi trabajo.” – “Me hizo olvidar la amargura de mi trabajo”.
    (17) “Explorer”- “explorar”.
    (18) “observacíon”- “observación”.
    (19) “es alcotán”- “es el alcotán”.
    (20) “latidos de corazón por emoción.”- “100000 latidos el corazón por la emoción”.

    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  6. Keatha,

    Yo sí puedo imaginar que alguien se sienta triste por días por la pérdida de una de sus mascotas. No quiero ni pensar lo que pasaría si a mí se me perdiera uno de mis perros. Creo que estaría de muy mal humor por días.
    Por otro lado, ¡muchas felicidades! Tienes un excelente manejo del español. No exagero si te digo que muchas personas de habla hispana no escriben lo bien que lo haces tú.
    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios:

    “Hace varios años una joven recientemente graduada de la universidad entró a trabajar en una agencia de investigaciones privadas muy exitosa. Roxana fingía ser indiferente a lo que los demás empleados pensarían de ella , pero le sobrecogía estar trabajando con un grupo de detectives tan practicados (1). Le impresionaba especialmente el sr. (2)Herrera, el jefe, que llevaba su cabello argentado como insignia de su pericia. Era famoso por haber encontrado tesoros perdidos, los escondrijos de criminales y pruebas de la inocencia o la culpabilidad de los sospechosos.

    La joven aprendiza sentía los latidos de su corazón fuertes y rápidos cuando él le hacía preguntas acerca de su experiencia o le explicaba los trámites de la oficina. Percibía en su voz una actitud de desconfianza y amargura que se cernía sobre sus interacciones con ella. Le preguntó a un colega si el jefe siempre estaba así o si ella misma estaba haciendo algo equivocado. El colega le explicó que el sr. Herrera generalmente era amable, pero que andaba preocupado porque se le había perdido su mascota “Popo“, una especie de ave llamado alcotán. También estaba triste y avergonzado porque sus habilidades de investigación le habían fallado en este caso y ni (3) podía encontrar su propia mascota extraviada.

    En cuanto Roxana entendió esto, empezó a investigar. Leía los anuncios en el periódico y llamaba a menudo al zoológico para preguntar si alguien había visto un alcotán en los alrededores. Por fin logró encontrar el Popo, que estaba viviendo en una clínica veterinaria donde lo cuidaban mientras buscaran (4) a su dueño.
    Desde ese día, Roxana y el sr. Herrera han trabajado muy bien juntos.”

    Mis comentarios:

    (1) “tan practicados”- “con tanta experiencia”.
    (2) “sr.”- “Sr.”.
    (3) “ni”- “no”.
    (4) “buscaran”- “buscaban”.

    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  7. Leonard:
    El día que hice mi prueba de manejo en Estados Unidos estaba igual de nervioso pero afortunadamente la prueba es fácil. En México, en cambio, es tan difícil que ya ni la hacemos porque creo que nadie la pasaría, ja,ja…
    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios:

    “Por fin este es el día de la prueba.
    ¿Una “prueba”? Más de (1) una prueba. Es un latido rápido del corazón . . . un bloque de amargura en los riñones . . . un alcotán – peor que él (2) de Hitchcock – cerniéndome (3).

    El examinador se me acerca. El (4) lleva botas y un traje de caqui. Él no sonríe. Su cuerpo y su actitud (como la prueba en sí) me asustan. Pero no hay un escondrijo.

    El examinador entra en mi carro. “¿Listo?” me dice. No es una pregunta sino un(5) orden. Por lo demás él me comunica indiferencia. No estoy sobrecogido pero todavía yo tiemblo.

    Como (6) miro su pistola argentada en su cinturón, él me dice: “Gire a la izquierda.” Así se inicia la prueba, la prueba por mi licencia de conducir. “
    Mis comentarios:
    (1) “de”- “que”.
    (2) “él”- “el”.
    (3) “cerniéndome”- “cerniéndoseme”.
    (4) “El”- “Él”.
    (5) “un”- “una”.
    (6) “Como”- “Cuando”.

    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  8. Ron,
    La idea del problema de las lombrices de tierra siendo erradico por una bandada de pájaros se me hizo muy graciosa. Ya me imagino a mil aves comiendo a miles de lombrices en la pista de aterrizaje. Creo que eso sería más un problema que una solución, ja,ja…
    “Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios”

    “El jaleo de la pista de despegue

    En el campo de la aviación es difícil imaginar que una nave argentada con metal (1) – tan grande y poderosa – se pudiera estrellar por algo tan pequeño y débil como un pájaro. Sin embargo, los accidentes ocurren y dejan su amargura cuando una sola ave o peor cuando una bandada de aves se atraviesa a la pista de despegue. Se necesita una solución.

    Al principio, se intentó el ruido, pero esta solución no trabajo (2). Con razón, el campo de cualquier aeropuerto es un lugar intrínsecamente ruidoso. Las aves fueron indiferente (3) a más ruido.

    Después, se trató la eliminación de las lombrices de tierra e insectos que los pájaros trataban de comer en las pistas. Esto tuvo un éxito limitado, pero no era una resolución (4) perfecta. La químicas (5) mataban a los pájaros también.

    Hoy, hay unos aeropuertos que están combatiendo el fuego con fuego. Alcotanes se mantienen en escondrijos. Al salir, se ciernen sobre las pistas. Sus presencia sobrecoge suficiente pájaros que las bandadas enteras huyen de corazón latido (6). Los predadores se enjaulan una vez que las costas están claras. El sistema aun (7) tiene sus problemas. Quizás dará lugar a una solución robótica.”
    Mis comentarios:

    (1) “argentada con metal”- No tiene sentido. Es mejor si dices nave argentada o nave de metal.
    (2) “trabajo”- “funcionó”.
    (3) “indiferente”- “indiferentes”.
    (4) “resolución”- “solución”.
    (5) “Las químicas”- “Los químicos”.
    (6) “Sus presencia sobrecoge suficiente pájaros que las bandadas enteras huyen de corazón latido.”- No me quedó claro lo que quisiste decir en esta oración.
    (7) “aun”- Faltó acento.
    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete