INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG
Cada semana leeremos un cuento o un poema de algún autor hispano.
Te invito a participar de la siguiente manera:
1. Escoge un cuento, poema, o ensayo de la lista de autores que aparece en la columna del lado derecho del blog. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
2. Después de leer el material elegido, crea una historia usando las ocho palabras que el grupo ¡ Y qué me cuentas! escogió en clase, o escoge otras ocho palabras de la lectura que quieras practicar. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
3. Sube tu historia usando el enlace de comentarios ("comments"). Lo encontrarás al final de cada lectura.
No temas cometer errores en tu historia. Yo estoy aquí para ayudarte. Tan pronto subas tu historia, yo te mandaré mis comentarios.
¿Estás listo? ¡ Adelante!

Escuchen los ipods de ¡Y qué me cuentas!

Este video muestra el momento en el que los estudiantes de ¡Y qué me cuentas! crean una historia usando ocho palabras extraídas de un cuento previamente leído en clase.

Comparte este blog con tus amigos

Promover y difundir el blog

¡Y qué me cuentas!

Recomendación al Gobierno de México por parte del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (CCIME) durante su XVII reunión ordinaria.

Haga clic aquí para ver el texto completo

¿Por qué aprender, mantener o mejorar el idioma español?

• 500 millones de personas hablan español en el mundo
• 48 millones de personas hablan español en Estados Unidos
• El español es el idioma oficial en 21 paises
• El español es el segundo idioma más estudiado a nivel mundial
• El español es el tercer idioma más utilizado en internet

Buscador

Search for books in Spanish

Escribe tu correo electrónico para que recibas las actualizaciones del blog.

Si te gusta el blog, ¡Y qué me cuentas! ayúdame a seguir mejorándolo. Dona un dólar o más!

Sunday, April 24, 2011

Ejercicio de Lectura y Escritura de "Parábola del Trueque" por Juan José Arreola.

Para leer la lectura relacionada a este ejercicio haga click aquí.

Después de leer "Parábola del Trueque" de Juan José Arreola, el grupo ¡Y qué me cuentas! eligió las siguientes ocho palabras para realizar su ejercicio:

1. Flamante
2. Estrellarse
3. Mercader
4. Oxidarse
5. Incapaces
6. Desaforado
7. Desmerecer
8. Procedencia

La historia que el grupo escribió usando las ocho palabras es la siguiente:

"El mercader  ofrecía coches usados y bien oxidados, y a veces, hasta estrellados, pero nunca uno flamante. La procedencia de estos coches nunca era clara. Este mercader desaforado era incapaz de decir la verdad y desmerecía la confianza de sus clientes".

Si hacen click aquí, podrán ver y oir el pencast de esta sección de la clase para conocer el proceso que el grupo tomó para realizar dicho ejercicio.

Ahora los invito a que escriban su propia historia usando las mismas ocho palabras. Súbanla al blog en el link que dice "comments" y yo les haré llegar mis comentarios.

¡Que se diviertan!

17 comments:

  1. El día estaba nublado y lluvioso, y la temperatura estaba bajando. Nadie había vivido en el pueblo de Soledad durante casi cien años. Diego, que acababa de ser liberado de la prisión, estaba esperando afuera de una tienda abandonada. Debido a la fría, había comprado un abrigo flamante de un mercader en un pueblo cercano. - su primera compra en treinta años.

    ¿Dónde estaba Jorge? Habían acordado reunirse aquí al mediodía una semana después de la liberación de Diego. Ya era la una. ¿Qué hacer? Diego fue un hombre desaforado. Nadie sabía la procedencia de su amistad and Jorge, pero había un código de honor entre los dos. La actividad criminal de Diego no desmerecía su amistad. Eran como hermanos.

    A las dos, Diego decidió que Jorge no iba a venir, y entró en la antigua tienda. Levantó una tabla suelta detrás del mostrador y empezó a cavar.

    Después de unos minutos sacó una caja de madera. La cerradura se había oxidado, y Diego era incapaz de abrirla. Tuvo que usar un cuchillo para romper la cerradura.

    La cara de Diego se iluminó al pensar en lo que había en la caja – hasta que levantó la tapa. Al ver la caja vacía, se convirtió en furioso. Gritó y arrojó la caja a través del cuarto tan duro como pudo. La caja se estrelló contra la pared, y se hizo añicos.

    Treinta años de cárcel por nada. La fortuna se había perdido, e incluso su mejor amigo le había abandonado. La vida es injusta.

    ReplyDelete
  2. La Grita resonaba por el aire frío del amanecer despertándome bruscamente. Me levanté y eché una vista por la ventana. Por el rabio del ojo vi a un hombre llevando un tanque de gas por los callejones desde una procedencia desconocida. Si hay un Dios en el cielo, ya ha contestado mis suplicaciones con este ángel que parecía un mercader de gas. No me importa que me hubiera despertado con su grita desaforada, Anoche se me acabó el gas cocinado la cena. Si lo hubiera sabido, habría comido en un restaurante para tener suficiente gas por el día de hoy. Lo peor, si la cena estuviera buena tal vez valiera la pena - pero desafortunadamente no fue el caso, me estrellé, la cena apestó y me quedó con platos sucios en la pila y agua fría en el boiler. Siempre he podido enfrentar los problemas de la vida cotidiana con valor. Pero ninguno hombre, no importa si fuera un santo ni un pecador, desmerece empezar el día bañándose en agua fía. Volteándome para ver el mercader directamente, noté que el mercader, mi angelito, caminaba hacia mi casita. El tanque que él llevaba no era flamante, todo lo contrario, fue viejo y bien oxidado. Nadie lo ha desherrumbrado desde el día que salió de la fabrica. Temí con tanto oxido que fuera incapaz de retener el gas seguramente. Pero no me quedó de otra opción más que congelar bañándome en agua fría, tuve que comprar el gas ahora mismo. Salí de la casa en mi pijamas en busca de él. Lo encontré vendiendo el tanque viejito, su ultimo tanque, a mi vecino. Regresando a mi casi me preguntaba que hice que Dios me castigaba así. Sino que asa mi alma el el fuego de infierno por eternidad,él quería que mi cuerpo congelara bajo la ducha el día de hoy. Me prometí que iría a la iglesia para que la cura me perdone y después la preguntaría a la cura dónde puedo compara un tanque de gas.

    ReplyDelete
  3. Carolyn,
    ¿De manera que Diego y Jorge eran ladrones? Y supongo que Diego fue a la cárcel por lo que había en esa caja, que no pudo recuperar después de 30 años de espera. ¡Qué friega! De acuerdo a tu historia podríamos creer que su amigo Jorge es el verdadero ladrón de la historia, que al final se burla de la amistad de Diego. Ni modo. Ni dinero ni amigo.

    Ahora releamos tu ejercicio y luego mis comentarios:

    El día estaba nublado y lluvioso, y la temperatura estaba bajando. Nadie había vivido en el pueblo de Soledad durante casi cien años. Diego, que acababa de ser liberado de la prisión, estaba esperando afuera de una tienda abandonada. Debido a la fría (1), había comprado un abrigo flamante de un mercader en un pueblo cercano. - su primera compra en treinta años.

    ¿Dónde estaba Jorge? Habían acordado reunirse aquí al mediodía una semana después de la liberación de Diego. Ya era la una. ¿Qué hacer? Diego fue (2) un hombre desaforado. Nadie sabía la procedencia de su amistad and (3) Jorge, pero había un código de honor entre los dos. La actividad criminal de Diego no desmerecía su amistad. Eran como hermanos.

    A las dos, Diego decidió que Jorge no iba a venir, y entró en la antigua tienda. Levantó una tabla suelta detrás del mostrador y empezó a cavar.

    Después de unos minutos sacó una caja de madera. La cerradura se había oxidado, y Diego era incapaz de abrirla. Tuvo que usar un cuchillo para romper la cerradura.

    La cara de Diego se iluminó al pensar en lo que había en la caja – hasta que levantó la tapa. Al ver la caja vacía, se convirtió en furioso (4). Gritó y arrojó la caja a través del cuarto tan duro como pudo. La caja se estrelló contra la pared, y se hizo añicos.

    Treinta años de cárcel por nada. La fortuna se había perdido, e incluso su mejor amigo le había abandonado. La vida es injusta.”

    Mis comentarios:

    (1) “a la fría”- “al frío”.
    (2) “fue”- “era”.
    (3) “and”- “con”.
    (4) “se convirtió en furioso”- “se puso”.

    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  4. Bob,
    ¡Muy chistosa historia! Aunque te he de decir que me identifiqué con la idea de horror de tenerse que bañar con agua helada. Alguna vez me ha pasado que no he tenido gas en casa y que he tenido que bañarme con el agua fría. Es de las peores experiencias que he vivido porque como que al despertar todavía estás un poco indefenso y si lo primero que siente tu cuerpo es agua fría, es como una agresión física que te dura todo el día. ¡Nada recomendable!

    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios:

    “La Grita (1) resonaba por el aire frío del amanecer despertándome bruscamente. Me levanté y eché una vista (2) por la ventana. Por el rabo del ojo vi a un hombre llevando un tanque de gas por los callejones desde una procedencia desconocida. Si hay un Dios en el cielo, ya ha contestado mis suplicaciones con este ángel que parecía un mercader de gas. No me importa que me hubiera despertado con su grita desaforada (3). Anoche se me acabó el gas cocinando la cena. Si lo hubiera sabido, habría comido en un restaurante para tener suficiente gas por (4) el día de hoy. Lo peor, si la cena estuviera buena tal vez valiera la pena - pero desafortunadamente no fue el caso, me estrellé, la cena apestó y me quedó (5) con platos sucios en la pila y agua fría en el boiler. Siempre he podido enfrentar los problemas de la vida cotidiana con valor. Pero ninguno (6) hombre, no importa si fuera un santo ni un pecador, desmerece empezar el día bañándose en agua fría. Volteándome para ver el mercader directamente, noté que el mercader, mi angelito, caminaba hacia mi casita. El tanque que él llevaba no era flamante, todo lo contrario, fue (7) viejo y bien oxidado. Nadie lo ha desherrumbrado desde el día que salió de la fábrica. Temí con tanto óxido que fuera incapaz de retener el gas seguramente. Pero no me quedó de otra opción más que congelar (8) bañándome en agua fría. Tuve (9) que comprar el gas ahora mismo. Salí de la casa en mi pijamas (10) en busca de él. Lo encontré vendiendo el tanque viejito, su ultimo (11) tanque, a mi vecino. Regresando a mi casi (12) me preguntaba que hice que Dios me castigaba así. Sino que asa mi alma el el fuego de infierno por eternidad, él quería que mi cuerpo congelara (14) bajo la ducha el día de hoy. Me prometí que iría a la iglesia para que la cura (15) me perdone y después la (16) preguntaría a la (18) cura dónde puedo comprar un tanque de gas.”
    Mis comentarios:
    (1) ¿“La Grita”- ¿No será que quisiste decir “El grito”?
    (2) “vista”- “mirada”.
    (3) “grita desaforada”- “grito desaforado”.
    (4) “por”- “para”.
    (5) “quedó”- “quedé”.
    (6) “ninguno”- “ningún”.
    (7) “fue”- “era”.
    (8) “congelar”- “congelarme”.
    (9) “Tuve”- “Tenía”.
    (10) “pijamas”- “pijama”.
    (11) “ultimo”- Faltó acento.
    (12) “casi”- “casa”.
    (13) “asa mi alma el el fuego de infierno por eternidad” – no entendí qué quisiste decir con esta frase.
    (14) “cuerpo congelara – “cuerpo se congelara”.
    (15) “la cura”- “el cura”.
    (16) “la”- “le”.
    (17) “a la”- “al”.
    Gracias por participar!

    ReplyDelete
  5. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  6. Ron,
    Muy buena historia "moderna" de la liebre y la tortuga. Me haz hecho reir bastante!!!!!! Lo mejor de todo es que no tengo nada que corregirte en la historia, así que felicidades!!!!! Ah !y muchas gracias por traducir las ocho palabras que usamos en la historia. Eso nos ayuda mucho a todos a estar seguros del significado de las mismas.
    Gracias por participar!
    2:31 PM, April 25, 2011

    Ron said:
    flamante – brand new, spic and span
    estrellar – to crash
    el mercader – the merchant
    oxidar – to oxidize
    incapaz – incapable
    desaforada – wildly
    desmerecer – to not be worthy of, to deterriorate
    la procedencia – the origin
    .
    Sin ganas de ganar
    .
    La tortuga aceptó el reto de la liebre sin entusiasmo. El desafío: una carrera de cinco kilómetros. En un avemaría, el primo del conejo se enteró que la tortuga sería incapaz de ganar, y se paró para ver lo que vendía un mercader italiano con cara de lobo.
    .
    Los artículos de venta eran variados. Entre ellos había una caperucita francesa roja y flamante, paja inglesa para techos, tres judías inglesas, tres bolsas de lana negra de oveja americana, una zapatilla griega de vidrio (la otra se había estrellado), y un par de zapatos rojos hechos en el estado de Kansas, EE.UU.
    .
    La liebre eligió las tres alubias. Las puso en un saco roto. Una cayó e inmediatamente empezó a crecer desaforada. Rápidamente llegó a las nubes. Un chango con una mochila subió y en una hora regresó con unos brillantes huevos de oro (aunque el oro no se enmohece, sí se puede oxidar).
    .
    Bueno, para hacer una historia larga corta, un ogro denunció, insistiendo que la procedencia de los huevos dorados era su reino. También, declaró que el mono y su socio iban a desmerecer el valor del oro. Y que sí, y que no. ¡No, qué va! Pues se volvió en un lío que sigue todavía en los tribunales.
    .
    Mientras tanto, la tortuga se fue de crucero a las Galápagos, pero hasta hoy ninguno ha cruzado la linea de meta.
    10:01 AM, April 23, 2011

    ReplyDelete
  7. Yoko,
    Hubo cosas que no me quedaron muy claras, Yoko. ¿A qué te refieres con que tu familia ha echado un vistazo a tu boleto? ¿Qué boleto? ¿Dónde es allá? ¿Austin?
    ¿Cuando tu amiga te dice que nunca te dejaría ir a ese sitio, se refiere a Austin?
    Por lo demás me parece interesante la idea de que la vida “desmerece” con los años. Es un tema interesante para un cuento.

    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios:

    “No soy incapaz de hacer algo (1)---- Mi vida desmereció con los años. Hoy voy a hacerlo de nuevo. La procedencia de mi viaje es aquí en Austin, Texas. No quiero un coche flamante para que sienta (2) satisfecho por mi vida. No quiero ser el mercader y ganar mucha plata. Mira, mi maleta se han oxidado. Yo soy pobre pero nunca he perdido mi sueño.
    Mi familia ha echado un vistazo a mi boleto y decía,
    “Tus aspiraciones iría (3) estrellaron cuando llegaste alla .”
    Mi amiga se desaforó gritando a mi (5),
    “¡Yo nunca te dejaría ir a este sitio! ”
    Chao a todos. Me voy.”

    Mis comentarios:
    (1) “No soy incapaz de hacer algo”- Yoko, no me queda claro el sentido de esta frase. No puedes usar una doble negación (“No…incapaz”) O “eres incapaz” o “no eres capaz”.
    (2) “que sienta”- “que me sienta”.
    (3) “iría”- “se”.
    (4) “alla”- Faltó acento.
    (5) “gritando a mi”-“gritándome”.
    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  8. Debemos saber que un escritor de obras es un mercador de sueños. Él o ella crea sus sueños, aunque sean desaforados; y piensa convencer a sus actores y su audiencia de "comprar" la "realidad" de su historia.

    Por ejemplo, la semana pasada asistimos a una obra tan flamante que nos dejó casí incapaces de expresar nuestra apreciación. "Compramos" la historia completamente. La procedencia de la obra, "Mariachi Girl", es la idea que solamente hombres pueden ser mariachis. Carmencita, una muchacha muy inteligente de ocho años, siempre escucha la música de su padre Luis y su abuelo Miguel. Ella sabe cantar muy bien, y quiere ser mariachi también. Luis insiste en que Carmencita, siendo muchacha, desmerezca ser mariachi, a pesar de la historia de la familia.

    Carmencita, triste y desesperada, va a la escuela. Su maestra Mrs. Parker entiende bien a Carmencita, su sueño, y sus problemas. Mrs. Parker nació en Zacatecas a una mamá mexicana y un papá norteamericano; aprendió la cultura y el idioma. Ella regala a Carmencita un libro acerca de Lucha Villa, una famosa mariachi, como prueba que mujeres pueden ser mariachis.

    Carmencita regresa a casa y muestra el libro a su mamá, Carmen. Carmen convence a Luis del talento extraordinario de su hija; y también que el talento se oxidaría si ella no puede cantar. Al fin de la obra, Carmencita canta con el grupo de los mariachis. Luis, convencido y muy emocionante, la regala el sombrero grande de los mariachis. Todos cantan y los músicos tocan con sonrisas grandes.

    Nosotros en la audiencia "compramos" el sueño del escritor y los actores cien por ciento.

    ReplyDelete
  9. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  10. Bob,
    El grito de "gas" resonaba por el aire frío del amanecer despertándome bruscamente. Me levanté y eché un vistazo por la ventana. Con el rabito del ojo alcancé a ver a un hombre llevando un tanque de gas por los callejones desde una procedencia desconocida. Sí hay un Dios en el cielo, ya ha contestado mis súplicas con este ángel que parecía un mercader de gas. No me importa que me haya despertado con un grito desaforado. Anoche se me acabó el gas cocinando la cena. Si lo hubiera sabido, habría comido en un restaurante para tener suficiente gas para el día de hoy. Lo peor, si la cena hubiera estado buena tal vez habría valido la pena - pero desafortunadamente no fue el caso, me estrellé, la cena apestó y me quedé con platos sucios en la pila y agua fría en el boiler. Siempre he podido enfrentar los problemas de la vida cotidiana con valor. Pero ninguno hombre, no importa si fuera un santo o un pecador, merece empezar el día bañándose en agua casi congelada. Volteándome para ver el mercader directamente, noté que el mercader, mi angelito, caminaba hacia mi casita. El tanque que él llevaba no era flamante, todo lo contrario, era viejo y bien oxidado. Nadie lo había desherrumbrado desde el día que salió de la fábrica. Temí que con tanto óxido fuera incapaz de retener el gas en forma segura. Pero no me quedaba otra opción tenía que comprar el tanque oxidado porque sino tendría que bañándome en el agua congelada. Tenía que comprar el gas en ese mismo momento. Salí de la casa en pijamas, medio desnudo, en busca de él, gritando -- ¡Espera, espera, Quiero comparar el viejito !. Temo especular de lo que pensaban mis vecinos. Lo encontré vendiendo el tanque viejito, su último tanque, a mi pinche vecino. Regresando a mi casa me preguntaba qué hice por qué Dios me castigaba así. Sino que ase mi alma en el fuego del infierno eternamente, él quería que mi cuerpo se congelara bajo la ducha el día de hoy. Me prometí que iría a la iglesia para que la el cura me perdone y después le preguntaría al cura dónde podría comprar un tanque de gas.

    ReplyDelete
  11. Había un montón de mercaderes en el mercado dominical. Pasaba por el mercado todos los domingos. Me encantaba ver a la gente y echar un vistazo a las mercancías. A veces compraba alguna cosita interesante. La mayoría de las mercancías era productos baratos de China y la India, flamantes en sus embalajes de plástico. Pero una sección del mercado era dedicada a cosas de segunda mano. Era mi sección preferida porque siempre se veía algo nuevo. Los tipos de objetos eran desaforados. Me gustaba mirar las pilas de objetos antiguos y fijarme despaciamente en cosas individuales. Nunca sabía cuando iba a encontrar un tesoro escondido. Cada cosa era un trozo del pasado y tenía su propia historia, si curiosa o no. Me imaginaba sus historias y procedencias.
    Un domingo hacía mi rutina cuando un niño se estrelló contra mí y me hizo caer contra una mesa. Moví la pila tirando unos objetos al suelo. Me puse nervioso y empecé a recoger las cosas cuando algo me llamó la atención. Una cajita plateada se había caído debajo de la mesa. Estaba oxidada pero pude ver que era preciosísima. Cuidadosamente la abrí y vi un anillo acurrucado dentro. Decir que el anillo no desmerecía de la caja sería quedarse corto. Era increíble. Por cierto sería muy caro y yo sería incapaz de poder pagarlo pensé. El mercader estaba ocupado recogiendo sus cosas y no había visto mi descubrimiento. Rápidamente la cerré y terminé de poner las cosas en la mesa. “Disculpa”, dije al señor, “¿se rompió algo?”. “No, todo está bien, gracias”, me dijo. Fingí mirar los objetos con interés mientras pensé en la cajita tan valiosa. Luego dije que quería comprar la cajita. “Sí es muy hermosa,” dijo el mercader, “Es cince euros.” ¡Cince euros! Qué suerte había tenido.
    Llevé el anillo al joyería para aprender su valor. El joyero me dijo que era de bisutería. No valía mucho pero era una buena pieza de joyas antiguas. Supongo que es lo que merecía. Al menos tenía un anillo precioso.

    ReplyDelete
  12. Por fin se ha realizado nuestro sueño. Después de trabajar y ahorrar por muchos años, unos amigos y yo pudimos comprar un terreno en una área arbolada un poco al norte de San Antonio, Tejas. Ahora somos dueños de “El Molino Viejo“, un restaurante de treinta mesas con manteles bordados de Oaxaca y una flamante cocina moderna en donde se prepara comida de procedencia de varios paises y regiones. Siempre he querido fundar un restaurante con un ambiente internacional. Pero en realidad me da tanto gusto servir un buen plato de huevos estrellados con una órden de frijoles y pan tostado como cualquier manjar exótico. “El Molino“ es un lugar adonde los clientes pueden venir después de un día de caminar o andar en bicicleta en el campo cercano y a la misma vez un sitio hermoso para las noches románticas.

    Cuando vi por primera vez el mal estado del viejo edificio que estaba en medio de la propiedad que habíamos adquirido, pensé que seríamos incapaces de convertirlo en un negocio exitoso. Había polvo y pedazos de vidrio en todas partes. Se veían basura y muebles rotos en el piso. Hasta los marcos de las ventanas estaban oxidados. Sin embargo, todos los socios fuimos decididos a echarle mayores esfuerzos al proyecto. Había mucho trabajo y tuvimos que pedirles mucha ayuda a nuestros amigos y familiares. Trabajamos por casi un año y medio arreglando muebles, instalando un nuevo piso, pintando, planeando el menú y buscando los mercaderes que nos traerían las provisiones de la cocina.

    Cuando por fin terminamos y todo estaba listo para abrir el restaurante, damos una gran fiesta y celebramos hasta la madrugada, gritando desaforadamente de alegría. Pero desde el día en que iniciamos “El Molino Viejo“ mis socios y yo hemos trabajado sin descanso y aún más duro. No podemos desmerecer todo el apoyo que nos ha dado tanta gente.

    ReplyDelete
  13. Tengo una pregunta de gramática. Qué significa la palabra "propio" en ésta oración?

    El apoyo del Congreso del Partido Comunista y del propio Fidel Castro a las reformas parecen dar un sello de garantía a un cambio que según muchas podría llegar a transformar el país.

    La escucho usada así ante un nombre de un político mucho en las noticias y no entiendo bien el sentido. Gracias!

    ReplyDelete
  14. Es como decir en inglés "...and Fidel Castro himself"

    ReplyDelete
  15. Sarah,
    En México hay un lugar al que le llaman el “Bazar del sábado”. Es un lugar en el que mucha gente coloca sus puestos para vender antigüedades. He encontrado cosas verdaderamente hermosas pero también que parecen tan inútiles que a veces creo que no se venderán. Sin embargo creo que siempre hay alguien que busca esa cosa inútil para darle utilidad.

    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios:

    “Había un montón de mercaderes en el mercado dominical. Pasaba por el mercado todos los domingos. Me encantaba ver a la gente y echar un vistazo a las mercancías. A veces compraba alguna cosita interesante. La mayoría de las mercancías era productos baratos de China y la India, flamantes en sus embalajes de plástico. Pero una sección del mercado era dedicada a cosas de segunda mano. Era mi sección preferida porque siempre se veía algo nuevo. Los tipos de objetos eran desaforados. Me gustaba mirar las pilas de objetos antiguos y fijarme despaciamente (1) en cosas individuales. Nunca sabía cuando iba a encontrar un tesoro escondido. Cada cosa era un trozo del pasado y tenía su propia historia, si (2) curiosa o no. Me imaginaba sus historias y procedencias.
    Un domingo hacía mi rutina cuando un niño se estrelló contra mí y me hizo caer contra una mesa. Moví la pila tirando unos objetos al suelo. Me puse nervioso y empecé a recoger las cosas cuando algo me llamó la atención. Una cajita plateada se había caído debajo de la mesa. Estaba oxidada pero pude ver que era preciosísima. Cuidadosamente la abrí y vi un anillo acurrucado dentro. Decir que el anillo no desmerecía de la caja sería quedarse corto. Era increíble. Por cierto sería muy caro y yo sería incapaz de poder pagarlo pensé. El mercader estaba ocupado recogiendo sus cosas y no había visto mi descubrimiento. Rápidamente la cerré y terminé de poner las cosas en la mesa. “Disculpa”, dije al señor, “¿se rompió algo?”. “No, todo está bien, gracias”, me dijo. Fingí mirar los objetos con interés mientras pensé en la cajita tan valiosa. Luego dije que quería comprar la cajita. “Sí es muy hermosa,” dijo el mercader, “Es cince (3) euros.” ¡Cince euros! Qué suerte había tenido.
    Llevé el anillo al (4) joyería para aprender su valor. El joyero me dijo que era de bisutería. No valía mucho pero era una buena pieza de joyas antiguas. Supongo que es lo que merecía. Al menos tenía un anillo precioso.”
    Mis comentarios:

    (1) “despaciamente”- “detenidamente”.
    (2) “si”- Sale sobrando la palabra “si”.
    (3) “cince”- “cinco”.
    (4) “al”- “a la”.

    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  16. Keatha,
    A veces pienso en la posibilidad de poner un restaurante de comida yucateca en este país. Creo que me haría rico porque la verdadera comida yucateca es deliciosa y difícil de encontrar en USA. Pero pensar en todo lo que representa tener un restaurante me hace pensar que estoy mejor enseñando español aunque sea pobre. Aunque a lo mejor algún día… mira, mejor releamos tu historia y luego mis comentarios:
    “Por fin se ha realizado nuestro sueño. Después de trabajar y ahorrar por muchos años, unos amigos y yo pudimos comprar un terreno en un área (1) arbolada un poco al norte de San Antonio, Tejas. Ahora somos dueños de “El Molino Viejo“, un restaurante de treinta mesas con manteles bordados de Oaxaca y una flamante cocina moderna en donde se prepara comida de procedencia de varios paises (2) y regiones. Siempre he querido fundar un restaurante con un ambiente internacional. Pero en realidad me da tanto gusto servir un buen plato de huevos estrellados con una órden (3) de frijoles y pan tostado como cualquier manjar exótico. “El Molino“ es un lugar adonde los clientes pueden venir después de un día de caminar o andar en bicicleta en el campo cercano y a la misma vez un sitio hermoso para las noches románticas.

    Cuando vi por primera vez el mal estado del viejo edificio que estaba en medio de la propiedad que habíamos adquirido, pensé que seríamos incapaces de convertirlo en un negocio exitoso. Había polvo y pedazos de vidrio en todas partes. Se veían basura y muebles rotos en el piso. Hasta los marcos de las ventanas estaban oxidados. Sin embargo, todos los socios fuimos decididos a echarle mayores esfuerzos al proyecto. Había mucho trabajo y tuvimos que pedirles mucha ayuda a nuestros amigos y familiares. Trabajamos por casi un año y medio arreglando muebles, instalando un nuevo piso, pintando, planeando el menú y buscando los mercaderes que nos traerían las provisiones de la cocina.

    Cuando por fin terminamos y todo estaba listo para abrir el restaurante, damos (4) una gran fiesta y celebramos hasta la madrugada, gritando desaforadamente de alegría. Pero desde el día en que iniciamos “El Molino Viejo“ mis socios y yo hemos trabajado sin descanso y aún más duro. No podemos desmerecer (5) todo el apoyo que nos ha dado tanta gente.”
    Mis comentarios:
    (1) “una área”- “un área”. Te copio una explicación que encontré en el siguiente URL: http://www.fundeu.es/consultas-E-esta-area-29.html : “Ante una palabra que empieza por «a» tónica se pone el artículo «el» y «un» tradicionalmente.”
    (2) “paises”- Faltó acento.
    (3) “órden” - No lleva acento.
    (4) “damos”- “dimos”.
    (5) “desmerecer”- Aquí no me quedó claro por qué usaste la palabra desmerecer. Yo creo que la palabra que se debe usar es “merecer” de acuerdo a la oración, así que ni modo, habrá que buscar otro lugar donde colocar la palabra “desmerecer”.
    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  17. Ramón,

    Gracias por tus comentarios. Al decir “No podemos desmerecer todo el apoyo que nos ha dado tanta gente,“ lo que quería expresar fue “We cannot be unworthy of all the support that so many people have given us.“ Pero quizás yo no entienda cómo funciona la palabra “desmerecer“. Intentaré otra frase en su lugar:

    “No queremos desmerecer los restaurantes famosos de San Antonio.“
    Gracias de nuevo por tu ayuda.
    Keatha

    ReplyDelete