INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG
Cada semana leeremos un cuento o un poema de algún autor hispano.
Te invito a participar de la siguiente manera:
1. Escoge un cuento, poema, o ensayo de la lista de autores que aparece en la columna del lado derecho del blog. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
2. Después de leer el material elegido, crea una historia usando las ocho palabras que el grupo ¡ Y qué me cuentas! escogió en clase, o escoge otras ocho palabras de la lectura que quieras practicar. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
3. Sube tu historia usando el enlace de comentarios ("comments"). Lo encontrarás al final de cada lectura.
No temas cometer errores en tu historia. Yo estoy aquí para ayudarte. Tan pronto subas tu historia, yo te mandaré mis comentarios.
¿Estás listo? ¡ Adelante!

Escuchen los ipods de ¡Y qué me cuentas!

Este video muestra el momento en el que los estudiantes de ¡Y qué me cuentas! crean una historia usando ocho palabras extraídas de un cuento previamente leído en clase.

Comparte este blog con tus amigos

Promover y difundir el blog

¡Y qué me cuentas!

Recomendación al Gobierno de México por parte del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (CCIME) durante su XVII reunión ordinaria.

Haga clic aquí para ver el texto completo

¿Por qué aprender, mantener o mejorar el idioma español?

• 500 millones de personas hablan español en el mundo
• 48 millones de personas hablan español en Estados Unidos
• El español es el idioma oficial en 21 paises
• El español es el segundo idioma más estudiado a nivel mundial
• El español es el tercer idioma más utilizado en internet

Buscador

Search for books in Spanish

Escribe tu correo electrónico para que recibas las actualizaciones del blog.

Si te gusta el blog, ¡Y qué me cuentas! ayúdame a seguir mejorándolo. Dona un dólar o más!

Thursday, June 23, 2011

Ejercicio de Lectura y Escritura de "Los vecinos del principal derecha" de Enrique Jardiel Poncela

Para leer el cuento relacionado con este ejercicio, haga click aquí.

Los alumnos de ¡Y qué me cuentas! disfrutaron la ironía que Jardiel Poncela creó en torno al cuento "Lo vecinos del principal derecha". Después de leerlo, y como ya es costumbre, eligieron ocho palabras en forma grupal y posteriormente escribieron una historia. Me gustaría compartir con ustedes el proceso de creación de dicha historia. Para conocerlo, haga click aquí y verá y escuchará dicho proceso a través de un pencast.
Por supuesto comparto con ustedes aquí las ocho palabras y la historia en caso de que su curiosidad no sea tanta como para ver y escuchar el pencast.

Las ocho palabras fueron:
1. Chinelas
2. Crepúsculo
3. Mordiéndose
4. Obstinarse en
5. Hallarse
6. Prodigiosa
7. Estrepitosamente
8. Argentina

La historia es la siguiente:

"Llega la hora de un crepúsculo prodigioso. Me hallaba en el patio con las chinelas puestas cuando oí un ruido estrepitoso. Los escuincles se obstinaban en tirar sus juguetes por la casa. Yo estaba a punto de increparlos pero me mordí la lengua y susurré - ¡Que se vayan a Argentina!"

Ahora es el turno de ustedes. Utilicen las mismas ocho palabras y escriban una historia propia. Súbanla al blog presionando el link que dice "comments", y en cuanto yo la reciba, les mandaré mis comentarios a su historia.
¡Diviértanse!

11 comments:

  1. NOTEN: YA QUE RAMÓN ESTÁ MUY OCUPADO, HE CONTRIBUIDO MI CUENTO Y TAMBIÉN LOS COMENTARIOS DE NUESTRO ESTIMADO PROFESOR.


    Leonardo: un buen cuento, como siempre. Tus ideas son frescas y graciosas. Tu español es bueno . . . más o menos. Ahora releamos tu ejercicio y luego mis comentarios.


    Cada noche, en la crepúscula (1), mi perro estrepitoso – se llama “Argentina” – muerde mis chinela, (2) y ahora tienen huecos. He tratado de hallarme por qué. También he dado a ella otras cosas por morder – un hueso, un periódico, hasta un gato – pero es impossible (3): se obstina en morderlas. Pero, quiero a mi perro, no quiero mis chinelas o otras cosa (4). “Tina” es mi prodigioso (5) amiga.

    (1) el crepúsculo . . .eso me recuerda, hoy antes del crepúsculo tengo que llamar las empresas de servicios públicos en Boston – la electricidad, el gas . . . .

    (2) mis chinelas . . . eso me recuerda, cuando manejo a Boston, ¿me pongo chinelas, mocasines, o zapatos de tenis?

    (3) imposible . . . eso me recuerda, ¡mudarse es im-po-si-ble! Es verdad: estoy perdiendo la mente.

    (4) cosas . . . eso me recuerda, tengo demasiadas cosas – muebles, ropa, aparatos electrodomésticos, papeles en archivos largos, y libros, más libros, un montón de libros . . . .

    (5) prodigiosa . . . eso me recuerda, en Boston las oportunidades son prodigiosas. Todavía, estoy tan cansado.

    ¡Ay! Leonardo, ¿te parezco distraído? Discúlpame: la vida está patas arribas. ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  2. Leonardo -

    Gracias por hacerme reír en esta tarde calurosa

    ReplyDelete
  3. Nota: aguarana - gente indigena que vive en esta región

    Nora se halló en una pueblecita aguarana al lado del Marañon, afluente del río Amazonas. ¡Qué lugar prodigiosa! Nora nunca había visto esa vegetación exuberante en su patria, Argentina. Había arboles a la edad de doscientos años, flores de todos colores y lianas que se obstinaban en regresar cuando se cortaron.

    Los monos estaban charlando estrepitosamente y Nora podía oír los pájaros en los arboles. Ranas y lagartitas se escondían debajo de las hojas. Antés del crepúsculo podia oir la melodía de los grillos, y los zancudos persistían en morderla. Nunca era completamente silencioso en la selva.

    La temperatura y la humedad eran tan altas que el sudor caía de su frente. Casi no podia soportar el calor.

    Miró con nostalgia por el río. No hubo una lancha a la vista. —Mi Argenina, ¿Dónde estás? ¡Te extraño! Extraño el aire puro, mi ropa fina y mis chinelas rojas.

    ReplyDelete
  4. Este cuento está basado en hecho reales.

    Me siempre quitaba de estudiar español por haciendo floja. Pero mi actitud cambió cuando me hallé con el profesor prodigioso. (Yo quiero llamarlo prodigioso).

    Yo estaba viendo la película de Argentina en mi cuarto. De repente oí un ruido estrepitoso.
    ¿Que pasó? Me puse las chinelas y salí fuera corriendo y vi a Ovni y un extranjero.
    Me mordí mis labios y acerqué a él. Él me saldó y empezó a hablar en español.
    “Vámonos a viajar al mundo de literatura”
    Se me llevó a dentro de Ovni. Había mucha gente leyendo los cuentos en español.
    Yo estaba nerviosa como no tenía muchos conocimientos de literatura. No voy a pasar buen tiempo. Me suspiré.

    Pero yo terminé disfrutando el mundo de literatura. Me fasciné con varios cuentos y se me dio maneras de pensar en español. Un extranjero era el profesor de español.

    El tiempo pasó rápidamente y fue hora de concluir la clase.
    “¿No más clases?” ----Uno de alumnos le dijo.
    “Tengo que mudarme a otra ciudad para que comparta la alegría de literatura con otra gente.”

    Luego los alumnos y yo caminamos en el crepúsculo.

    “Yo voy a conocer más literatura en español. Me obstinaría en este decisión. ¡Gracias profesor!”

    ReplyDelete
  5. Siempre me ha gustado viajar. Aún ahora, cuando me hallo con demasiados compromisos para viajar mucho, obstino en esperar que algún día volveré a visitar o vivir en otro paíz. ¡Cómo me gustaría levantarme en el crepúsculo de una madrugada no muy lejana y tomar un vuelo a un aeropuerto distante, recoger mis maletas que tumbarían estrepitosamente de la cinta transportadora de equipaje y salir en taxi a conocer un lugar que nunca hubiera visto antes!

    Un día vendré mi casa y mis muebles y empacaré un montón de cosas, desde mi ordenador portátil hasta las chinelas viejas que he puesto cada tarde por veinte años. Pero sé que estaré mordiéndome los dedos, indecisa sobre cuáles de mis pertenencias debería llevar y cuáles dejar aquí en una pequeña bodega alquilada.

    Me gustaría ir a casi cualquier lugar. Quisiera, por ejemplo, conocer Argentina.
    Sería una prodigiosa oportunidad para mejorar mi español y quizás podría encontrar algún tipo de trabajo voluntario allá. La verdad, me interesa ir a muchos lugares y estoy un poco envidiosa de todos nuestros amigos que se van para nuevos horizontes y aventuras – ¡pero sobre todo les deseo buenos viajes y mudanzas!

    ReplyDelete
  6. Por fin me hallo en Argentina, patria de mi familia. He llegado a Buenos Aires con una intención: explorar mis raíces. Alquilo un cuarto por el verano en el apartamento de una señora. Descubrí que es una prodigiosa pianista y ahora el sonido de las teclas llega a la habitación. Mientras viene el crepúsculo, me pongo mis chinelas y salgo al balcón. ¡Que gusto! Puedo estar afuera de noche sin que me muerdan mil mosquitos. Bajo mi balcón los coches y las motos pasan estrepitosamente. Se obstinan en sus viajes a todas horas. Es increíble como uno puede acostumbrarse a tanto ruido, y que luego el silencio puede molestar tanto. Creo que no me va a costar mucho acostumbrarme a esta ciudad. De hecho, creo que voy a encontrar el lugar donde yo verdaderamente pertenezco. Aquí afuera, mirando la cuidad, escuchando la ciudad, siento la promesa de un verano maravilloso.

    ReplyDelete
  7. Leonard,
    Ja,ja,ja… ok….mmhh… que te puedo decir después de las correcciones que ya pusiste… mmhh… bueno, temo decirte que aunque ya hayas puesto las correcciones, yo encontré otras que me va a dar gusto compartir contigo. ¡No te escapaste!

    Leamos tu historia y luego mis comentarios:

    “Leonardo: un buen cuento, como siempre. Tus ideas son frescas y graciosas. Tu español es bueno . . . más o menos. Ahora releamos tu ejercicio y luego mis comentarios.


    Cada noche, en la crepúscula (1) , mi perro estrepitoso – se llama “Argentina” – muerde mis chinela, (2) y ahora tienen huecos. He tratado de hallarme por qué (1R). También he dado a ella otras cosas por morder – un hueso, un periódico, hasta un gato – pero es impossible (3): se obstina en morderlas. Pero, quiero a mi perro, no quiero mis chinelas o (2R) otras cosa (4). “Tina” es mi prodigioso (5) amiga.

    (1) el crepúsculo . . .eso me recuerda, hoy antes del crepúsculo tengo que llamar las empresas de servicios públicos en Boston – la electricidad, el gas . . . .

    (2) mis chinelas . . . eso me recuerda, cuando manejo a Boston, ¿me pongo chinelas, mocasines, o zapatos de tenis?

    (3) imposible . . . eso me recuerda, ¡mudarse es im-po-si-ble! Es verdad: estoy perdiendo la mente.

    (4) cosas . . . eso me recuerda, tengo demasiadas cosas – muebles, ropa, aparatos electrodomésticos, papeles en archivos largos, y libros, más libros, un montón de libros . . . .

    (5) prodigiosa . . . eso me recuerda, en Boston las oportunidades son prodigiosas. Todavía, estoy tan cansado.

    ¡Ay! Leonardo, ¿te parezco distraído? Discúlpame: la vida está patas arribas. ¡Gracias por participar!”

    Mis comentarios:
    (1) “crepúscula”- “crepúsculo”.
    (2) “He tratado de hallarme por qué”- “He tratado de hallar el por qué”.
    (3) “o”- “u”.

    Y aunque ya lo hayas dicho… ¡gracias por participar!

    ReplyDelete
  8. Carolyn,

    Definitivamente me hace falta hacer algunos viajes por la America del sur. No conozco nada. Afortunadamente la literatura de los escritores de este lugar del mundo nos permiten conocer un poco de sus formas de vida gracias a sus historias. Como ves, este curso también me ayuda a mí a conocer un poco más de mi realidad latinoamericana.
    Ahora releamos tu historia:

    “Nota: aguarana - gente indigena que vive en esta región

    Nora se halló en una pueblecita (1) aguarana al lado del Marañon, afluente del río Amazonas. ¡Qué lugar prodigiosa (2)! Nora nunca había visto esa vegetación exuberante en su patria, Argentina. Había arboles (3) a la (4)edad de doscientos años, flores de todos colores y lianas que se obstinaban en regresar cuando se cortaron.

    Los monos estaban charlando estrepitosamente y Nora podía oír los pájaros en los arboles. Ranas y lagartitas(5)se escondían debajo de las hojas. Antés (6) del crepúsculo podia oir (7) la melodía de los grillos, y los zancudos persistían en morderla. Nunca era completamente silencioso en la selva.

    La temperatura y la humedad eran tan altas que el sudor caía de su frente. Casi no podia (8) soportar el calor.

    Miró con nostalgia por el río. No hubo una lancha a la vista. —Mi Argentina, ¿Dónde estás? ¡Te extraño! Extraño el aire puro, mi ropa fina y mis chinelas rojas.”
    Mis comentarios:

    (1) “una pueblecita”- “un pueblecito”.
    (2) “prodigiosa”- “prodigioso”.
    (3) “arboles”- Faltó acento.
    (4) “a la”- “de”.
    (5) “lagartitas”- “lagartijas”
    (6) “Antés”- No lleva acento.
    (7) “podia oir”- Faltaron acentos.
    (8) “podia”- Faltó acento.

    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  9. Yoko,
    ¡Que emoción que hayas comparado la clase con un viaje por la literatura adentro de un ovni! Eso me convierte en un extraterrestre literario…ja,ja,ja… muchas gracias por haber creado esta historia a partir de la clase. La verdad es que yo los voy a extrañar mucho a ustedes. Yo he aprendido muchísimo de ustedes y de los autores hispanoamericanos que hemos leído. Para mí ha sido también como un gran viaje que todos los días me conduce a un crepúsculo radiante. Lo que más me gusta de tu historia es el final pues afirmas que seguirás atrapada en la literatura. Ese era uno de mis objetivos y creo que lo logré. Por supuesto, espero que también sigas practicando español para que dentro de poco puedas escribir más historias sin problemas.
    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios:

    “Este cuento está basado en hechos reales.

    Me siempre quitaba de estudiar español por haciendo floja (1). Pero mi actitud cambió cuando me hallé con el profesor prodigioso. (Yo quiero llamarlo prodigioso).

    Yo estaba viendo la película de Argentina en mi cuarto. De repente oí un ruido estrepitoso.
    ¿Que pasó? Me puse las chinelas y salí fuera corriendo y vi a Ovni (2) y un extranjero.
    Me mordí mis labios y acerqué (3) a él. Él me saldó (4) y empezó a hablar en español.
    “Vámonos a viajar al mundo de literatura (5)”
    Se me llevó a dentro de Ovni (6). Había mucha gente leyendo los cuentos en español.
    Yo estaba nerviosa como no (7) tenía muchos conocimientos de literatura. No voy a pasar buen tiempo. Me suspiré (8).

    Pero yo terminé disfrutando el mundo de literatura (9). Me fasciné (10) con varios cuentos y se me dio maneras de pensar en español. Un extranjero era el profesor de español.

    El tiempo pasó rápidamente y fue hora de concluir la clase.
    “¿No más clases?” ----Uno de alumnos (12) le dijo.
    “Tengo que mudarme a otra ciudad para que comparta la alegría de literatura con otra gente.”

    Luego los alumnos y yo caminamos en el crepúsculo.

    “Yo voy a conocer más literatura en español. Me obstinaría (12) en este (13) decisión. ¡Gracias profesor!””
    Mis comentarios:

    (1) “Me siempre quitaba de estudiar español por haciendo floja” - “Siempre dejaba de estudiar español por floja”
    (2) “a Ovni”- “un ovni”.
    (3) “acerqué”- “me acerqué”.
    (4) “saldó”- No entendí que quisiste decir con “saldó”.
    (5) “literatura”- “la literatura”.
    (6) “Se me llevó a dentro de Ovni”- “Me llevó adentro del ovni”.
    (7) “como no”- “porque no”.
    (8) “Me suspiré”- No necesitas “me”.
    (9) “de literatura”- “de la literatura”.
    (10) “Me fasciné”- “Quedé fascinada”.
    (11) “de alumnos”- “de los alumnos”.
    (12) “obstinaría”- “obstinaré”.
    (13) “este”- “esta”.
    (14) ¡Sigue participando!

    ReplyDelete
  10. Keatha,
    Pues yo soy quien comienza un viaje a lo desconocido. Por un lado me da mucha flojera hacer mis maletas para llevarme mis cosas. Por el otro, me da mucha nostalgia hacer las maletas del alma, en las que tengo que guardar seis años de vivencias en esta ciudad. Seis años en Austin. ¡Ups! Creo que valieron mucho la pena. Creo también que es un buen tiempo para experimentar cosas nuevas en otra ciudad y en otro clima. A pesar de que confío en que me va a ir bien, el estómago me brinca por el paso a lo desconocido. ¡ups! ¡ups! y más ¡ups!.
    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios:

    “Siempre me ha gustado viajar. Aún ahora, cuando me hallo con demasiados compromisos para viajar mucho, obstino (1) en esperar que algún día volveré a visitar o vivir en otro paíz (2). ¡Cómo me gustaría levantarme en el crepúsculo de una madrugada no muy lejana y tomar un vuelo a un aeropuerto distante, recoger mis maletas que tumbarían (3) estrepitosamente de la cinta transportadora de equipaje y salir en taxi a conocer un lugar que nunca hubiera visto antes!

    Un día venderé mi casa y mis muebles y empacaré un montón de cosas, desde mi ordenador portátil hasta las chinelas viejas que he (4) puesto cada tarde por veinte años. Pero sé que estaré mordiéndome los dedos, indecisa sobre cuáles de mis pertenencias debería llevar y cuáles dejar aquí en una pequeña bodega alquilada.

    Me gustaría ir a casi cualquier lugar. Quisiera, por ejemplo, conocer Argentina.
    Sería una prodigiosa oportunidad para mejorar mi español y quizás podría encontrar algún tipo de trabajo voluntario allá. La verdad, me interesa ir a muchos lugares y estoy un poco envidiosa de todos nuestros amigos que se van para nuevos horizontes y aventuras – ¡pero sobre todo les deseo buenos viajes y mudanzas!”
    Mis comentarios:

    (1)- “obstino”- “me obstino”.
    (2) – “paíz”- “país”.
    (3) – “tumbarían”- “se tumbarían”
    (4) – “que he”- “que me he”.
    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  11. Sara,
    ¡Muy bien! ¡Ninguna corrección a tu historia! ¡Felicidades! El viaje a Argentina de tu historia me lleva decididamente al viaje que realizaré dentro de unas semanas a una nueva ciudad. Parafraseando tu historia... ¿encontraré el lugar al que verdaderamente pertenezco?????
    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete