INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG
Cada semana leeremos un cuento o un poema de algún autor hispano.
Te invito a participar de la siguiente manera:
1. Escoge un cuento, poema, o ensayo de la lista de autores que aparece en la columna del lado derecho del blog. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
2. Después de leer el material elegido, crea una historia usando las ocho palabras que el grupo ¡ Y qué me cuentas! escogió en clase, o escoge otras ocho palabras de la lectura que quieras practicar. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
3. Sube tu historia usando el enlace de comentarios ("comments"). Lo encontrarás al final de cada lectura.
No temas cometer errores en tu historia. Yo estoy aquí para ayudarte. Tan pronto subas tu historia, yo te mandaré mis comentarios.
¿Estás listo? ¡ Adelante!

Escuchen los ipods de ¡Y qué me cuentas!

Este video muestra el momento en el que los estudiantes de ¡Y qué me cuentas! crean una historia usando ocho palabras extraídas de un cuento previamente leído en clase.

Comparte este blog con tus amigos

Promover y difundir el blog

¡Y qué me cuentas!

Recomendación al Gobierno de México por parte del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (CCIME) durante su XVII reunión ordinaria.

Haga clic aquí para ver el texto completo

¿Por qué aprender, mantener o mejorar el idioma español?

• 500 millones de personas hablan español en el mundo
• 48 millones de personas hablan español en Estados Unidos
• El español es el idioma oficial en 21 paises
• El español es el segundo idioma más estudiado a nivel mundial
• El español es el tercer idioma más utilizado en internet

Buscador

Search for books in Spanish

Escribe tu correo electrónico para que recibas las actualizaciones del blog.

Si te gusta el blog, ¡Y qué me cuentas! ayúdame a seguir mejorándolo. Dona un dólar o más!

Thursday, June 2, 2011

"Margarita o el poder de la farmacopea" por Adolfo Bioy Cásarez

Para leer el cuento relacionado con este ejercicio, haga click aquí.
Comparto con ustedes  las ocho palabras que el grupo ¡Y qué me cuentas!  eligió para escribir una pequeña historia después de haber leído el cuento: "Margarita o el poder de la farmacopea" por Adolfo Bioy Cásarez.

1. Jengibre
2. Triunfo
3. Esperanza
4. Aliviar
5. Animar
6. Ternura
7. Traslucir
8. Recuerdo

La historia que escribieron, es la siguiente:

Recuerdo un triunfo que tuvo en mi niñez.  Un hombrecillo de jengibre me desafrió a una carrera.  Me animé con esperanza.  Perdí la carrera.  Los piernas traslucían la ternura que tenía por el hombrecillo.

Ahora es el turno de ustedes. Usen las mismas ocho palabras y escriban una historia. Súbanla al blog haciendo click en el link que dice "comments".

7 comments:

  1. jengibre – ginger root
    triunfo – triumph
    esperanza – hope
    aliviar – to ease
    animar – to encourage
    ternura – tenderness
    recuerdo – the souvenir, I remember, (you) remember!
    traslucir – to be translucent, to demonstrate, to betray
    .
    La respuesta correcta es el cinco
    .
    Es tan simple. No sé porqué todos lo hacen tan complicado. Mira. Del cero al cuatro hay cinco números: cero, uno, dos, tres, y cuatro. Y del seis al diez hay cinco números también: seis, siete, ocho, nueve, y diez. En el rango del cero al diez, el cinco está firme situado en medio. Es obvio que el cinco nació privilegiado.
    .
    Todos tienen su motivo para animarse y para creerse mejor. El nueve, siendo tan industrial, no entiende como el seis puede pasar toda su vida aliviado, relajado con la pata en el aire. Y el cuatro, siempre con una pierna cruzada, piensa que el cero nunca va a aumentar a nada – mira como se le trasluce. El ocho desprecia al tres porque no se desarrolló en una forma redonda perfecta como la de él. El siete cree que él es especial, alto, ancho arriba, y delgado abajo, y se ríe del uno que tiene que advertir su estado a los demás en guantes enormes hechos de caucho esponjoso barato. Los vecinos, el uno y el cero, no con ternura pero para triunfar, se unen juntos, formando un patético diez, el puesto que el siete, el ocho, y el nueve – aunque equivocados – creyeron el mejor lugar pero hasta eso nunca lo realizaron. El cuatro ni tuvo esperanza ni la mejor idea, y simplemente se sentó enseguida de mi. Y el pobre dos, si no pasara toda su vida al revés como un jengibre bajo la tierra, hubiera sido un cinco – como yo.
    .
    Sí, nosotros los cincos somos los mejores números de todos. Vivimos en un lugar especial: en medio de teclados de teléfonos y calculadoras. Somos las únicas teclas numéricas que tiene una protuberancia. Servimos para decidir como redondear cuentas bancarias. Existimos en todas monedas – de papel y de plata.
    .
    Entre tú y yo, creo que los otros números solamente existen por la temporada para dar contraste a mi ideal. Al fin, todos los cincos que se han borrado van a reaparecer – nada más los cincos.
    .
    Así es que ya sabes. Si alguien te pregunta «¿Cuál es el número más importante de todos?», recuerda, la respuesta correcta es el cinco.
    .

    ReplyDelete
  2. Tengo Esclerosis Múltiple. Recuerdo mi mama siempre me anibaba a sentir mejor con té lengibre. Ella me trataba con ternura. Afortunadamente mi síntoma se estaba aliviendo poco a poco. Té legibre traslucía el amor que ella tiene por mi.
    Ahora aunque me canso fácilmente, yo puedo vivir sin problemas. Yo tengo esperanza de que triunfe lucha contra mi Esclerosis Múltiple.

    ReplyDelete
  3. Ron!!!!!
    Tu historia está excelentemente escrita!!!!! Ahora sí que me dejaste patas p'arriba! Creo que este ejercicio tuyo es como tu graduación del curso! Felicidades.... pero no por "graduarte" vas a dejar de particiipar, eh?

    ReplyDelete
  4. Té de mango, jengibre y miel

    Desde que era una tierna niña se había simpatizado con sus abuelos y otras personas de la tercera edad. Siempre buscaba una manera de aliviar los problemas que tenían con la falta de memoria o de las fuerzas físicas para completar las tareas domésticas. Notaba cómo la confusión interior de algunos de ellos se traslucía por sus trémulos movimientos y pasos inciertos. Iba a los asilos para ancianos, platicaba con los residentes y les animaba a tejer, a dibujar o a participar en un juego de damas. Les escuchaba mientras contaban sus pesares y celebraba sus triunfos con ellos.
    Pero a pesar de su admiración para los ancianos, ella retenía la esperanza de evitar los problemas de salud que había visto entre sus amigos y parientes mayores. Cuando notó que a veces a ella misma se le olvidaban cosas importantes, se preguntó qué podía hacer para poder siempre recordar las cosas necesarias. Tampoco quería padecer del artritis, el reumatismo o problemas digestivos al llegar a la edad avanzada. Alguien le sugirió que tomara un té especial, hecho con la savia de un mango, jengibre y miel, para mantenerse en buena forma física y mental. Siquió el consejo y también pensó en los residentes del asilo donde ahora pasaba cada vez más tiempo haciendo trabajo voluntario. Empezó a servirles este té delicioso y provechoso. Realmente parecía que les ayudaba, porque decían que tenían más energía y que se sentían más alertos. Lo seguro fue que todos anticipaban con entusiasmo reunirse las tardes en la sala para platicar y tomar el refrescante té.
    Una mañana la voluntaria se despertó pensando en todas las cosas que tenía que hacer ese día. Primero había que preparar el té de los ancianos y llevarlo al asilo. Se levantó y caminó los pocos pasos de su cama a la pequeña cocina, pero por su sorpresa el rico olor del té de mango, jengibre y miel ya se esparcía por toda la habitación. Vio que en la mesa había una tetera con un diseño delicado y rosado junto con una taza del apetitoso líquido ya servido. Por un momento se sentía un poco confusa, pero entonces empezó a reírse. Su sentido interior de salud y paz se oía en su risa, que junto con el aroma del té, llenaba la habitación. Todavía riéndose, dijo para sí –Tengo que recordar una cosa muy importante: que han pasado muchos años desde que aprendí a preparar este té, que ya he tenido una vida larga y saludable...y que ahora yo vivo aquí en el asilo de ancianos.

    ReplyDelete
  5. Yoko,
    Tengo dos amigos que tienen esta enfermedad. Afortunadamente
    sabemos que se puede controlar, aunque la cura aún no se ha encontrado. No cabe duda que cuando tienes una enfermedad crónica, no hay nada como los “apapachos” de mamá para sentirnos mejor.
    Ahora releamos tu historia y luego mis comentarios”

    “Tengo Esclerosis Múltiple. Recuerdo mi mama (1) siempre me anibaba (2) a sentir mejor con té jengibre (3). Ella me trataba con ternura. Afortunadamente mi síntoma se estaba aliviendo poco a poco. Té legibre traslucía el amor que ella tiene por mi (5). 
Ahora aunque me canso fácilmente, yo puedo vivir sin problemas. Yo tengo esperanza de que triunfe lucha (6) contra mi Esclerosis Múltiple.”

    Mis comentarios:

    (1) “Recuerdo mi mama”- “Recuerdo que mi mamá”
    (2) “anbiba”- “animaba”.
    (3) “té lengibre” – “té de jengibre”.
    (4) “aliviendo”- “aliviando”.
    (5) “mi”- “Faltó acento.
    (6) “lucha”- “la lucha”.
    ¡Sigue participando!

    ReplyDelete
  6. Recuerdos de las galletas que se llaman cochinitos, con el sabor de jengibre, siempre me hacen pensar en nuestros viajes a México, y me animan con el deseo de ir allá otra vez.

    Cuando yo era niña mi mamá hacía hombrecillos de jengibre muy semejantes a los cochinitos. Mi triunfo era aprender a hacerlos yo misma. Los hice con mucha ternura con la esperanza de probarlos calientes del horno. A veces me quemaba la lengua, pero aliviaba mi hambre. Muchos años despúes, hice los hombrecillos para mis hijos, y podía traslucir mi aptitud para ser una panadera. Ellos me pedían que los hiciera muchas veces; y me gustó decorarlos con uvas pasas.

    ReplyDelete
  7. No soy Anonymous, soy Carolyn. El blog no quiere reconocerme.

    Ginger era llena de esperanza. Su restaurante era a punto de abrir. Había soñado con tener su propio restaurante desde la edad de dieciséis años. Iba a realizar su sueño en diez días. Ginger’s sería su gran triunfo.

    Ginger tenía buenos recuerdos de ayudar a su madre en la cocina. Su madre solía hacer un pan de jengibre con una salsa dulce – ¡riquísimo! Fue el comienzo de su amor por el jengibre. Ginger probó un montón de dulces con jengibre cuando era adolescente. Su madre le animaba con ternura.

    A Ginger le encantó el sabor picante, y en sus años veinte, comenzó a usar el jengibre en platos principales. Ahora, en sus años cuarenta, está dispuesta a ofrecer sus creaciones al mundo. Habrá platos dulces y platos picantes (con rodajas de jengibre tan delgadas que casi se translucen). Otros tendrán un sabor sutilísimo. Además, se servirá una selección de bebidas con jengibre.

    También ha buscado otros usos para el jengibre. Placas se colocarán en todo el restaurante con datos interesantes acerca de este rizoma importante. Por ejemplo, ¿sabía que el país que produce la mayoría de jengibre es la India, seguido por China? El jengibre se utiliza para aliviar los síntomas de estreñimiento y diarrea. El jengibre es un remedio seguro para el mareo y las náuseas del embarazo.

    ¿Quisiera ir al restaurante de Ginger?

    ReplyDelete