INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG
Cada semana leeremos un cuento o un poema de algún autor hispano.
Te invito a participar de la siguiente manera:
1. Escoge un cuento, poema, o ensayo de la lista de autores que aparece en la columna del lado derecho del blog. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
2. Después de leer el material elegido, crea una historia usando las ocho palabras que el grupo ¡ Y qué me cuentas! escogió en clase, o escoge otras ocho palabras de la lectura que quieras practicar. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
3. Sube tu historia usando el enlace de comentarios ("comments"). Lo encontrarás al final de cada lectura.
No temas cometer errores en tu historia. Yo estoy aquí para ayudarte. Tan pronto subas tu historia, yo te mandaré mis comentarios.
¿Estás listo? ¡ Adelante!

Escuchen los ipods de ¡Y qué me cuentas!

Este video muestra el momento en el que los estudiantes de ¡Y qué me cuentas! crean una historia usando ocho palabras extraídas de un cuento previamente leído en clase.

Comparte este blog con tus amigos

Promover y difundir el blog

¡Y qué me cuentas!

Recomendación al Gobierno de México por parte del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (CCIME) durante su XVII reunión ordinaria.

Haga clic aquí para ver el texto completo

¿Por qué aprender, mantener o mejorar el idioma español?

• 500 millones de personas hablan español en el mundo
• 48 millones de personas hablan español en Estados Unidos
• El español es el idioma oficial en 21 paises
• El español es el segundo idioma más estudiado a nivel mundial
• El español es el tercer idioma más utilizado en internet

Buscador

Search for books in Spanish

Escribe tu correo electrónico para que recibas las actualizaciones del blog.

Si te gusta el blog, ¡Y qué me cuentas! ayúdame a seguir mejorándolo. Dona un dólar o más!

Saturday, March 5, 2011

Ejercicio de lectura y escritura de seis poemas de estudiantes del curso ¡Y qué me cuentas!

Para leer los poemas que escribieron los alumnos, haga click aquí.
Seis de los alumnos del curso presencial ¡Y qué me cuentas! escribieron poemas usando ocho palabras extraídas del poema "Preciosa y el aire" de Federico García Lorca. Como es costumbre dentro de la clase, después de una lectura, los alumnos tienen que escoger ocho palabras para construir una historia. Lo interesante de este ejercicio es que esta vez eligieron ocho palabras extraídas de sus mismos poemas.
Aquí están las ocho palabras:

Las ocho palabras son:
1. Expandir.
2. Acantilado.
3. Empinado.
4. Desafío.
5. La música.
6. El jinete.
7. Tinieblas
8. Caminamos.

La historia, resultado del trabajo colectivo del grupo es la siguiente:
“En las tinieblas de un día de primavera, caminaba hacía una cantina de mala fama. Se oía una música desafinada. Desde la loma empinada, el jinete cantaba la canción “El abandonado” que es sobre el santo Malverde. Me asusté tanto que me tiré del acantilado extendiendo mis alas.”

Los invito a escuchar y a ver el proceso de escritura de este ejercicio tal como fue realizado en clase.
La primera parte del ejercicio la pueden ver y escuchar haciendo click aquí.
La segunda parte del ejercicio la pueden ver y escuchar haciendo click aquí.

Ahora es el turno de ustedes para escribir su historia con estas mismas ocho palabras y mandármela en la liga que dice "comment" debajo de este "post".
¡Diviértanse!

11 comments:

  1. expandir – to expand
    el acantilado – the cliff
    empinado – steep
    desafinado – out of tune
    la música – the music
    el jinete – the horseman, the rider on horseback
    tinieblas – darkness, confusion
    caminamos – we walk


    ¿Dónde estábamos?

    Para expandir tu mente, adivina este rompecabezas.

    Aterrizamos por una pista adecuada para vuelos internacionales.

    Por la playa había caballos, por si queríamos montar como jinetes.

    Caminábamos en coche por dentro de y por fuera de un acantilado empinado. Por fuera, la luz de la luna iluminaba la noche y la luz del sol iluminaba el día; por dentro, luces artificiales iluminaban los túneles.

    Oíamos música. Nos parecía desafinada al principio pero no, era de un idioma distinto al de nosotros, los extranjeros hispanos.

    Veíamos monos. Ellos causaban un jaleo y mientras nos encontrábamos en tinieblas sobre lo que estaba pasando, robaban nuestras frutas. Ni tratábamos de luchar; era inútil.

    Desde su cumbre, veíamos un mar, un océano, y dos continentes. Creíamos que era una isla pero es una península.

    ¿Dónde estábamos?

    Toma cada segunda letra de:
    bEdna Reply xPleañDówny mdReg uGripbOreallStJawrg
    En una copia, haz “Del”, “flecha derecha”, “Del”, “flecha derecha”, hasta el fin.

    ¡Enhorabuena por adivinar bien!

    ReplyDelete
  2. Era la madrugada, un poco antes de la salida del sol. Pablo estaba apoyado contra un árbol. Su novia, Mona, acababa de romper con él, y Pablo había bebido demasiado la noche anterior. Había caminado casi toda la noche antes de caer contra el árbol.

    En su borrachera, su mente comenzó a expandirse. En el otro lado del barranco era un acantilado empinado. En la parte superior, Pablo vio a un jinete. Era el príncipe de las tinieblas, y estaba cantando. La música era triste y desafinada. Parecía estar llamando a Pablo.

    Al ver esta aparición, Pablo tenía miedo. En este momento, sabía que tenía que enfrentarse a la vida una vez más.

    ReplyDelete
  3. Para expandir su mundo y explorar nuevos horizontes, el jinete decidió viajar solo a las montañas. Al principio se sentía lleno de remordimientos porque su mujer no quería que la dejara. Ella lloró mucho, diciendo a él que iba a sufrir si él se fuera. Entonces, él prometió a ella que iba a buscar oro y regresar en un año con mucha riquesa. Al oir eso, ella se sintió un poco aliviada.

    El jinete empezó su gran aventura hacia el llano empinado, mirando a las sierras nevadas y acantiladas. Cada día en las tinieblas, buscaría a un lugar para descansar y pasar la noche bajo las estrellas y la luna. Para su cena, cocinaba cualquier animal o pájaro que había cazado. Le encantaba la música, y cantó desafinado, pero con mucho gusto.

    Despúes de dos años de viajar, decidió de regresar a su casa y su esposa. No había encontrado oro, pero había tenido muchas experiencias de relatar a ella y a sus amigos. Caminaba casí día y noche para llegar a su pueblo. Pidió perdon a su esposa; ella se puso feliz al verlo. Continuaron su vida cotidiana contentos, pero al jinete y su caballo fiel, todavía las montañas los llamaron.

    ReplyDelete
  4. Cuando yo estaba en la universidad, asistí a una clase de ejercicio para aprender o practicar montar a caballo. Porque yo siempre había querido ser jinete, y porque una clase de ejercicio fue requerida, la clase fue perfecta para mí. Mi caballo se llamaba Jotter. Era grande y, generalmente, agradable. Una de los estudiantes era ciega y creo que ella era muy valiente. Un día, nuestra clase viajaba en unos senderos, a caballo, para practicar subiendo lugares empinados. Estábamos caminando por un sendero al lado de unas vías de tren pocas usadas cuando oímos música desafinada. Nos miramos el uno al otro. Nos fijamos en nuestra situación porque nos dimos cuenta de que un tren se acercaba. Las vías del tren y el sendero estaban al mismo nivel, a unos pies arriba del resto del terreno, y para dejar del sendero, fue necesario bajar casi un acantilado.

    Rápidamente, nos bajamos de los caballos, agarramos las riendas y cruzamos al otro lado de los railes donde había menos distancia para saltar del sendero. Los caballos se aterrorizaban y el ruido del tren estaba expandiendo, llenando el aire. La chica ciega no podía bajar de su caballo rápidamente ni cruzar al otro lado con nosotros. Lo ultimo que vimos antes de que vino el tren entre nosotros y la ciega fue un caballo, con su jinete montada, encabritándose y cayéndose hacia atrás al mismo tiempo, como en una película. Me parecía que el tren tardó un año en traspasar y por un momentito nos encontramos en tinieblas. Y luego vimos a la chica sentada y llorando, pero el caballo acostado sin moverse. Un rifle estuvo conseguido y el caballo no tuvo que sufrir más. Fue uno de mis días más triste.

    ReplyDelete
  5. Muy divertido, Ron. No sabía que hay monos en ese lugar.

    Muchas gracias, Juanita y Carolina. He disfrutado mucho sus cuentos. Son muy claros, divertidos, y bien escritos.

    ReplyDelete
  6. Había un rancho en las estribaciones de la Sierra Nevada donde el ganado y todos los recursos eran bien cuidados por los obreros y el dueño. Al principio el rancho era pequeño, pero dentro de unos pocos años se había expandido tanto que le llevaba a un jinete varios días de monta para recorrer sus sendas empinadas y angostas. El dueño tenía que buscar más empleados, uno de ellos siendo Servando, un joven que vivía en una ciudad lejana y que quería probar el trabajo del rancho.

    Una tarde Servando regresaba a casa con los demás obreros después de una dura jornada marcando ganado. Estaba muy cansado y andaba cada vez más despacio y cada vez más atrás. Pronto se dió cuenta de que estaba solo en un terreno que desconocía. Sintió un golpe de ansiedad, pero lo superó, cobrando confianza de que volvería a encontrar el grupo. Andaba con calma, empezando a fijarse en la belleza de la naturaleza que lo rodeaba. Habían plantas de toda variedad. Los pájaros se refrescaban en un riachuelo que corría al lado de un acantilado rosado con los rayos de la puesta del sol. Bajó del caballo para que ése también pudiera descansar y seguía caminando, escuchando la música del bosque, hasta que llegaron las tinieblas de la tarde. Sentía una paz profunda.

    Pero de repente su ensueño fue quebrado cuando percibió que la música que escuchaba se había desafinado levemente. Mientras caminaba, la música sonaba más y más desentonada y ruidosa. Entonces se dió cuenta de que había tropezado con sus compañeros, que estaban cantando a todo pulmón, también cansados y felices. Todos estaban listos para cenar y dormir bien.

    ReplyDelete
  7. Ron, ahora sí que me dejaste con un gran signo de interrogación en la mente. Espero que me ayudes a resolver ese rompecabezas durante la clase porque no pude resolverlo. Pero me encantaron las imágenes. Es como haber leído un sueño.
    El único error que encontré fue "caminábamos en coche". Más bien es "manejábamos" y con ese verbo es entendido que es un automóvil.

    ReplyDelete
  8. Carolyn, que miedo pensar encontrate con el principe de las tinieblas!
    Espero nunca tener que saludarlo.
    Muy bien escrito tu relato. Solo encontré un error que comparto contigo:
    "Al ver esta aparición, Pablo tenía miedo", es mejor si en lugar de decir "tenía miedo" dices "tuvo miedo". Debe ser en pasado perfecto, no en imperfecto, ya que la acción concluyó.
    Felicidades!

    ReplyDelete
  9. Juanita,
    La verdad es que cuando uno tiene el espíritu aventurero, no hay esposa que lo detenga. Para el aventurero, el amor y las ganas de explorar son rivales y es muy difícil poder ir en busca de aventuras conservando el amor hacia una persona, como en tu historia.
    Ahora releámosla, y luego leamos mis comentarios.


    “Para expandir su mundo y explorar nuevos horizontes, el jinete decidió viajar solo a las montañas. Al principio se sentía lleno de remordimientos porque su mujer no quería que la dejara. Ella lloró mucho, diciendo a él que iba a sufrir si él se fuera (1). Entonces, él prometió a ella (2) que iba a buscar oro y regresar en un año con mucha riquesa. Al oir eso, ella se sintió un poco aliviada.

El jinete empezó su gran aventura hacia el llano empinado, mirando a las sierras nevadas y acantiladas. Cada día en las tinieblas, buscaría a un lugar (3) para descansar y pasar la noche bajo las estrellas y la luna. Para su cena, cocinaba cualquier animal o pájaro que había cazado. Le encantaba la música, y cantó desafinado, pero con mucho gusto.

Despúes de dos años de viajar, decidió de regresar a su casa y su esposa (4). No había encontrado oro, pero había tenido muchas experiencias de (5) relatar a ella y a sus amigos. Caminaba casí día y noche para llegar a su pueblo. Pidió perdon (6) a su esposa; ella se puso feliz al verlo. Continuaron su vida cotidiana contentos, pero al jinete y su (7) caballo fiel, todavía las montañas los llamaron (8).”

    Mis comentarios:

    (1) “fuera”- iba
    (2) “él prometió a ella” – “él le prometió”
    (3) “buscaría a un”- buscaría un”.
    (4) “decidió de regresar a su casa y su esposa”. decidió regresar a su casa y con su esposa.
    (5) “de”- “que”.
    (6) “perdon”- “perdón”.
    (7) “y su” – “y a su”.
    (8) “llamaron”- “llaman”.
    ¡Gracias por participar!

    ReplyDelete
  10. Debbie,
    ¡Que triste historia! Después de los perros creo que no hay otro animal más noble que el caballo. Pero definitivamente es una historia muy buena que nos permite crear muchas imágenes e ideas de cómo puede proseguir la historia. ¡Felicidades!
    Ahora releamos tu historia y veamos mis comentarios:

    “Cuando yo estaba en la universidad, asistí a una clase de ejercicio para aprender o practicar montar a caballo. Porque yo siempre había querido ser jinete, y porque una clase de ejercicio fue requerida, la clase fue perfecta para mí. Mi caballo se llamaba Jotter. Era grande y, generalmente, agradable. Una de los (1) estudiantes era ciega y creo que ella era muy valiente. Un día, nuestra clase viajaba en unos senderos, a caballo, para practicar subiendo lugares empinados. Estábamos caminando por un sendero al lado de unas vías de tren pocas(2) usadas cuando oímos música desafinada. Nos miramos el uno al otro. Nos fijamos en nuestra situación porque nos dimos cuenta de que un tren se acercaba. Las vías del tren y el sendero estaban al mismo nivel, a unos pies arriba del resto del terreno, y para dejar del sendero, fue necesario bajar casi un acantilado. 

Rápidamente, nos bajamos de los caballos, agarramos las riendas y cruzamos al otro lado de los railes (3) donde había menos distancia para saltar del sendero. Los caballos se aterrorizaban y el ruido del tren estaba expandiendo (4), llenando el aire. La chica ciega no podía bajar de su caballo rápidamente ni cruzar al otro lado con nosotros. Lo ultimo (5) que vimos antes de que vino (6) el tren entre nosotros y la ciega fue un caballo, con su jinete montada (7), encabritándose y cayéndose hacia atrás al mismo tiempo, como en una película. Me parecía que el tren tardó un año en traspasar (7) y por un momentito nos encontramos en tinieblas. Y luego vimos a la chica sentada y llorando, pero el caballo acostado sin moverse. Un rifle estuvo conseguido(8) y el caballo no tuvo que sufrir más. Fue uno de mis días más triste.”

    Mis comentarios:

    (1) “los”- “las
    (2) “pocas”- “poco”.
    (3) “railes”- “rieles”.
    (4) “expandiendo”- “expandiéndose”.
    (5) “ultimo”- Faltó acento.
    (6) “vino”- “viniera”.
    (7) “traspasar”- “pasar”.
    (8) “montada”- “montado”.
    (9) “estuvo conseguido”- “se había conseguido”.
    ¡Sigue participando!

    ReplyDelete
  11. Keatha,
    Creo que tú ya estás lista para dar esta clase.
    Felicidades! no encontré ni un error en tu narración , y eso que es una narración larga, además de bien descrita, ya que no solo podemos ver al personaje principal, sino sobretodo podemos imaginar el ambiente y decifrar los sentimientos de Servando.
    Lo malo es que ahora después de esta narración, no puedes dar marcha atrás. Tienes que seguir adelante con las historias escritas en español.
    Sirva este mensaje a Keatha para felicitarlos a todos ya que han escrito excelentes trabajos.

    ReplyDelete