INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG
Cada semana leeremos un cuento o un poema de algún autor hispano.
Te invito a participar de la siguiente manera:
1. Escoge un cuento, poema, o ensayo de la lista de autores que aparece en la columna del lado derecho del blog. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
2. Después de leer el material elegido, crea una historia usando las ocho palabras que el grupo ¡ Y qué me cuentas! escogió en clase, o escoge otras ocho palabras de la lectura que quieras practicar. Para encontrar un ejemplo, haz clic aquí.
3. Sube tu historia usando el enlace de comentarios ("comments"). Lo encontrarás al final de cada lectura.
No temas cometer errores en tu historia. Yo estoy aquí para ayudarte. Tan pronto subas tu historia, yo te mandaré mis comentarios.
¿Estás listo? ¡ Adelante!

Escuchen los ipods de ¡Y qué me cuentas!

Este video muestra el momento en el que los estudiantes de ¡Y qué me cuentas! crean una historia usando ocho palabras extraídas de un cuento previamente leído en clase.

Comparte este blog con tus amigos

Promover y difundir el blog

¡Y qué me cuentas!

Recomendación al Gobierno de México por parte del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (CCIME) durante su XVII reunión ordinaria.

Haga clic aquí para ver el texto completo

¿Por qué aprender, mantener o mejorar el idioma español?

• 500 millones de personas hablan español en el mundo
• 48 millones de personas hablan español en Estados Unidos
• El español es el idioma oficial en 21 paises
• El español es el segundo idioma más estudiado a nivel mundial
• El español es el tercer idioma más utilizado en internet

Buscador

Search for books in Spanish

Escribe tu correo electrónico para que recibas las actualizaciones del blog.

Si te gusta el blog, ¡Y qué me cuentas! ayúdame a seguir mejorándolo. Dona un dólar o más!

Sunday, February 12, 2012

Ejercicio de Lectura y Escritura de "Continuidad de los parques" de Julio Cortázar

Para leer el cuento relacionado con este ejercicio, haga clic aquí.
Para leer otros ejercicios relacionados con el cuento, haga clic aquí
Saludos a todos!
El día de hoy yo les daré las ocho palabras para hacer el ejercicio de lectura y escritura del cuento: "Continuidad de los parques" de Julio Cortázar. Para encontrarlas deben realizar el siguiente crucigrama.
Si no pueden realizarlo desde aquí porque la imagen es muy pequeña, hagan clic aquí y podrán responderlo desde Educaplay.
Como siempre, escriban la historia grupal para que yo la pueda subir al blog, y mándenme sus historias personales en el link que dice "comments".

Saludos y diviértanse encontrando las 8 palabras.

                                             


6 comments:

  1. Ramón,

    Aquí están las 8 palabras que encontramos en el crucigrama que hiciste para “Continuidad de los parques”:

    continuidad – continuation, connection, being linked together
    terciopelo – velvet
    mayordomo – steward, butler, property administrator

    instante – instant, moment
    chicotazo – strike of a rope, whip or branch
    caricia – caressing, or petting (an animal)

    agazaparse – to crouch
    parque – park


    El cuento del grupo:


    Al mayordomo le gustaba caminar por el parque con su perro. Un día cuando le daba caricias al perro, le sorprendió un zorro que estaba agazapado en la hierba. A ese instante él chicoteó el zorro con su chaqueta de terciopelo. El zorro huyó y el mayordomo y su perro continuaron con el paseo.

    ReplyDelete
  2. Bob

    Mi vecino salió, como yo, a ver si tenía correo en su buzón. – ¡Hey! – me gritó – ¿Qué estás haciendo con ese pingüino? –.

    Le respondí, – Me lo encontré esta mañana. Estaba agazapado tras aquel arbusto. Es muy manso. Se deja acariciar. Su cuero se siente como terciopelo. Y se viste bien, como traje esmoquin ¿no?, hasta parece mayordomo. – .

    El vecino chicoteó sus cartas contra las yemas de su otra mano y dijo – Pues, si yo fuera tú, lo llevaría al zoológico. ¿No crees? – .

    El próximo día se repitió la misma escena. – ¡Hey! – gritó en ese instante – ¿Qué no te dije que llevaras a ese pingüino al zoológico ayer? –.

    Le agradecí – Sí, gracias. ¡Y lo pasamos tan bien que hoy vamos a ir al parque! – .

    No respondió. La continuidad del diálogo se había perdido.

    Añadí, – Para que lo sepas, le he llamado «Bob» – .

    ReplyDelete
    Replies
    1. Ron,
      Cómo me gustaría encontrar un pingüino agazapado en uno de los árboles de mi casa!!!!!
      Si pudiera, tendría uno permanentemente en casa como miembro de la familia, ja,ja,ja...

      Noté que te que solo faltó acento en la palabra "aquél".
      Saludos y gracias por participar!

      Delete
  3. Aquí está mi cuento:


    La elegante pareja acababa de cenar y el mayordomo vestido de terciopelo se depidió cortezmente de ella. Yo estaba agazapada afuera atrás del seto y cuando los novios salieron del restaurante los seguí furtivamente, decidida a cumplir mi trabajo nefario y recibir el sueldo prometido.

    Los novios caminaron, acariciándose, por la continuidad de luces y letreros que era la calle central. Cuando entraron en el pequeño parque al final de la calle, aceleré mi paso para alcanzarlos. Estaba lista para actuar, pero el novio ya me había visto. En un instante dio media vuelta y me enfrentó. Me agarró y me proporcionó unos buenos chicotazos con la correa de mi cámara antes de tirarla bruscamente al suelo.

    He decidido buscar otro tipo de trabajo – que no tengo talento para ser paparazza.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Keatha,
      Creo que eso es lo que se merecen los paparazzis. A mí realmente me enoja que haya gente que haga de la invasión de la vida privada, su vida.
      Así que, bien merecido se lo tuvo el personaje de tu historia, ja,ja,ja...
      Solo vi un errorcito que te marco aquí:

      "...que era la calle central"

      Quisiste decir:

      "que había en la calle central."

      Gracias por participar y por la paciencia en esperar mi respuesta. Esta vez sí me tardé mucho en leer tu ejercicio. Lo siento!!!!!!!

      Delete
  4. La elegante pareja acababa de cenar y el mayordomo vestido de terciopelo se despidió cortezmente de ella. Yo estaba agazapada afuera atrás del seto y cuando los novios salieron del restaurante los seguí furtivamente, decidida a cumplir mi trabajo nefario y recibir el sueldo prometido.

    Los novios caminaron, acariciándose, por la continuidad de luces y letreros que era la calle central. Cuando entraron en el pequeño parque al final de la calle, aceleré mi paso para alcanzarlos. Estaba lista para actuar, pero el novio ya me había visto. En un instante dio media vuelta y me enfrentó. Me agarró y me proporcionó unos buenos chicotazos con la correa de mi cámara antes de tirarla bruscamente al suelo.

    He decidido buscar otro tipo de trabajo – que no tengo talento para ser paparazza.

    ReplyDelete